Algo de sorpresa causaron los dichos del Presidente Sebastián Piñera respecto a la confirmación del cierre de las dependencias de Iansa en Linares, lo que significará que más de 4.000 mil personas quedarán sin trabajo.

Tras una reunión sostenida en La Moneda, el Mandatario soltó, a modo de filósofo sofista, que “para que nazca un árbol nuevo, muchas veces tiene que morir un árbol viejo”.

“Esa es la naturaleza humana”, remarcó.

Pese a ello, aseguró que “es verdad, se han cerrado algunas empresas, pero también se han abierto muchas otras empresas”.

En este sentido recordó la aprobación del proyecto MAPA, que a juicio del Jefe de Estado, va a aportar con 4.500 nuevos empleos y una inversión de más de 2 mil millones de dólares.

Volviendo a Iansa, dejó claro que “por supuesto nos produce una gran preocupación, solidarizamos con los trabajadores de la planta Iansa, con los remolacheros, con los transportistas. También quiero, como lo dijo el ministro de Agricultura ayer, que ha estado siguiendo este caso permanentemente, Indap va a ayudar para poder superar esta difícil situación”.