Sorpresa ha causado entre los fanáticos y no tan fanáticos de Luis Miguel la confirmación de dos presentaciones en nuestro país, a realizarse el próximo 22 y 23 de febrero del 2019 en Santiago. Además de esto, el cantante había acordado un show en el Festival de Viña del Mar, asunto que, al parecer, se encuentra en suspenso.

Fue a fines de septiembre cuando se anunció el regreso de Luismi a suelo chileno. Según consignaba LaTerceraPM, en ese entonces sólo restaba afinar los últimos detalles, pues gran parte del trato estaba acordado. Sin embargo, hoy Culto aseguró que dicho trato se encuentra en jaque.

De hecho, el mismo medio citado aseguró el anuncio oficial sería el pasado viernes 5 en los respectivos matinales de los canales responsables del certamen, no obstante, horas antes todo se canceló.

Luis Miguel sería la gran traba para zanjar finalmente el cartel de uno de los eventos más importantes del verano. Las razones, afirma Culto, serían el miedo ante la posibilidad de que el artista tuviera un comportamiento inadecuado en el escenario, dado las polémicas en las que se ha visto envuelto en este último tiempo.

Los esfuerzos de parte de la producción del certamen por incorporar al cantante persisten. De todos modos ya existiría un plan B en caso de que el mexicano definitivamente opte por restarse. Uno de ellos sería el Chayanne, quién ya se ha subido a la Quinta Vergara en más de una oportunidad.