Luego de un año de investigación en torno al caso de los hermanos Pablo (15) y Esteban (8) Rojo, la Fiscalía Sur tomó la decisión de tomar en prisión preventiva a la madre de ambos, con vigilancia especial para evitar un suicidio. Su defensa y su marido alegan que no existen pruebas que justifiquen esta medida y defienden su derecho a llegar en forma libre al juicio.

Por Ana Rodríguez

¿Por qué pidieron revocar la prisión preventiva?
-Básicamente por dos cosas. Porque creemos que no existen antecedentes directos para confirmar que ella participó de este delito y porque estimamos que ella ha colaborado durante todo un año en la investigación. Nunca ha eludido la acción de la justicia y ha estado presta a declarar, entonces no entendemos por qué, al cabo de un año, ahora es necesario que ella esté presa. Nos parece que existen otras medidas cautelares que igualmente pueden asegurar los fines del procedimiento pero sin privarla de libertad. Nos parece que lo lógico es que llegue en libertad a un juicio donde se estimará si finalmente es culpable o inocente.

Su marido, Pablo Rojo, acusa que se han usado sus declaraciones en contra de su mujer para fundamentar la detención de Jeanette…
-La verdad es que él hace una declaración bastante extensa a la Fiscalía y en definitiva, lo que declara la Fiscalía y es verdad, son las declaraciones de él. Ahora, que se hayan utilizado o no en su contra es un tema que en este momento no podemos determinar, porque ningún tribunal está analizando esa declaración.

Las pericias psiquiátricas dicen que ella sufre de celopatía. ¿Puede este rasgo constituirse como prueba de un delito?
-Lo que ha sostenido la defensa es que solamente existen pruebas indiciarias, que son pruebas indirectas que tiene la Fiscalía a través de su investigación. Pero a juicio de la defensa no existe alguna prueba directa que la ligue a la concreción de estos hechos. Justamente, lo que sostenía yo es que el hecho de que, si bien es cierto que hay algunos informes que la refieren como una persona celópata o que tiene algún grado de egocentrismo, esos son antecedentes que hay que evaluar en su oportunidad. Pero estimamos que el hecho de ser celópata o caer en contradicciones en las declaraciones no la convierte en parricida de sus hijos.

¿Cuáles serían estas pruebas indiciarias?
-Es una investigación realizada por la Fiscalía, bien respetable porque es bastante acuciosa. Sin embargo, a lo largo de este año no existe ninguna prueba de la que uno pueda decir “esta prueba por sí sola demuestra que la señora Jeanette Hernández mató a uno de sus hijos y dejó grave al otro”.

¿Qué dice Jeanette sobre todo lo que está pasando?
-Yo le he consultado en dos ocasiones y ella me manifiesta ser inocente, no haber tenido ninguna participación, y espera que se encuentren los verdaderos responsables del delito contra sus hijos.