Por Norman Varas

El sueño de todo futbolista es jugar un mundial, durante toda su carrera trabajan para llegar a la selección de su país y luchar en las eliminatorias por un cupo a la cita que se da cada 4 años. Algunos tienen la suerte de haber nacido en un país de buen nivel futbolístico, con una selección nacional poderosa como Brasil, Argentina o alguna potencia europea, otros, resaltan por si solos en el fútbol mundial pero no son parte de un grupo que tenga opciones de clasificar a una copa del mundo.

En los últimos años, futbolistas de buen nivel como Didier Drogba (Costa de Marfil), Ryan Giggs (Gales), Sammi Hyypia (Finlandia), Eidur Gudjohnsen (Islandia) o Kakha Kaladze (Georgia), se quedaron sin poder jugar el mundial de Alemania 2006 por el bajo nivel de sus selecciones. Históricamente también han existido otros casos, siendo uno de los más destacados el de George Weah, crack Liberiano que ganó el FIFA World Player en 1995 jugando por el Milan, pero que nunca tuvo opciones de llegar a un mundial con su selección. “El fútbol me lo ha dado todo, salvo la oportunidad de jugar un Mundial con mi país“, señaló Weah en varias oportunidades.

Bajo estas circunstancias, los futbolistas terminan resignándose, entendiendo que no tienen mayores opciones de jugar un mundial y solo podrán disfrutarlos “por TV”. Sin embargo, existen otros casos donde la posibilidad de jugar una copa del mundo depende de una persona, el entrenador, quién tendrá que decidir dentro de un grupo de jugadores, cuales son los 22 o 23 que estarán en la nómina final. Es acá donde tenemos ejemplos de todo tipo, con jugadores que se quedaron abajo del avión a última hora, otros que fueron descartados por borrachos y algunos que simplemente no recibieron mayores explicaciones.

Diego Maradona (Argentina 1978)

En la previa del Mundial de Argentina 78’, Diego Maradona tenía solo 17 años y era una de las figuras de Argentinos Juniors. Cesar Luis Menotti, DT de esa selección, lo tenía dentro del grupo de posibles nominados pero finalmente lo dejó fuera del mundial cuando eligió a los 22 jugadores definitivos. Se especuló mucho con la decisión de Menotti, incluso se habló de presiones políticas desde el gobierno del dictador Emilio Eduardo Massera para que fuera el Beto Alonso de River Plate el llamado a la selección. El periodista Carlos Ares vivió el duró momento de Maradona y lo relata así: “Aquel día Menotti nos adelantó a la mañana los nombres que se iban. Me quedé a cenar y cuando salgo del predio, solo, estaba oscuro, hacía mucho frío y escuché que alguien lloraba. Tuve la imagen más fuerte que recuerde: era Maradona, sentado al lado de un árbol llorando desconsoladamente. Le dije lo obvio, ‘¿Sabés los mundiales que vas a jugar vos?’ y ese tipo de cosas que uno dice para consolar a un chico. Pero él me contestaba, llorando: ‘¿Cómo le digo a mi papá?’. Decía que nunca lo iba a perdonar a Menotti”.

George Best (España 1982)Ubaldo Matildo Fillol (México 1986)

El mejor portero de la historia de Argentina, Ubaldo Matildo Fillol (35 años), fue el meta titular durante todo el camino al mundial de México 86’, el cuarto que jugaría de manera consecutiva. Sin embargo, el técnico Carlos Bilardo lo dejó fuera de la nómina final sin darle mayores explicaciones. “Cuando jugué el partido contra Brasil, en España 82, ni imaginaba que iba a ser mi última Copa del Mundo”, señaló apesadumbrado Fillol, que hasta el día de hoy le tiene bronca a Bilardo, el que quedó como un malagradecido con el portero que le ayudó a clasificar al Mundial.

Jorge Valdano (Italia 1990)

Jorge Valdano estaba “retirado” antes del Mundial de Italia 90’ pero igual aceptó la petición de Carlos Bilardo para entrenar en la Selección y prepararse para la Copa del Mundo en un gira europea. El DT comenzó a definir el grupo de 22 jugadores pero le faltaba un delantero como “El Filosofo”. “Necesito a alguien que me juegue de Valdano”, señalaría el hombre de los bidones, que pese a todo esto, igual terminó dejando fuera del mundial al delantero. “Crucé el mar y me ahogué en la orilla”, fue lo único que atinó a decir Valdano luego de esta decepción.

Paul Gascoigne y Juan Carreño (Francia 1998)

Para el mundial de Francia 98, dos jugadores de perfil similar fueron desechados por sus entrenadores, el inglés Paul “Gazza” Gascoigne y el chileno Juan “Candonga” Carreño.

El caso de Gascoigne se relaciona directamente con sus lesiones e indisciplinas. Pese a que “Gazza” ayudó a la Selección Inglesa para llegar al mundial, el técnico Glenn Hoddle lo descartó a última hora por los problemas que podía tener al convocarlo. Diarios ingleses publicaron imágenes de Gascoigne borracho 1 semana antes de la nómina final, por lo que el DT decidió desvincularlo. “La culpa es solo de él”, señalaría posteriormente Hoddle.

Cuando Gascoigne se enteró que lo dejaban fuera del mundial de Francia 98, se emborrachó, insultó y pateó todo lo que encontró en su camino. “Si, estaba borracho. Me emborrache bastante. No había bebido ni una gota durante 9 días. Estaba loco de rabia”, confesó Gazza, que pidió un reconocimiento por todo lo que hizo para que Inglaterra llegara a ese mundial.

El otro caso de un jugador desechado para el mundial del 98’ fue lo que ocurrió con Juan Carreño. El “Candonga” señaló que se quedó fuera del mundial de Francia por culpa de Nelson Bonifacio Acosta e Ivan Zamorano. Lo que se supo en su momento es que Carreño estaba desgarrado, lesión que siempre fue minimizada por el jugador, y que en palabras simples, era la excusa para que Zamorano pudiera meter en la nómina a su protegido.

“Fui compañero suyo (Zamorano) en la Selección y si no fui al Mundial de Francia fue por su culpa. Él mandaba la Selección Chilena en ese tiempo y decidió llevar a su regalón, que era Neira. Hice el último gol de la clasificación y no me llevaron. Zamorano fue el cabrón de esa eliminatoria. A mí me pueden dar cualquier explicación, pero el daño que me hicieron en ese minuto no lo midieron. Me pudieron haber dejado cinco meses antes, como dejaron a Valencia (El Huevo) y otros, lo hubiera entendido, pero no un día antes de viajar”, dijo Candonga en una entrevista realizada por The Clinic.

Romario y Roberto Baggio (Corea – Japón 2002)

El mundial de Corea y Japón 2002 sumaría nuevas historias de jugadores marginados. Romario y Roberto Baggio, dos cracks que brillaron en USA 94, fueron descartados por Felipao y Giovanni Trapattoni respectivamente. Ambos técnicos soportaron la presión popular en Brasil e Italia, donde clamaban por las nominaciones de ambos jugadores que rendían bien por esos años pero que no iban a ser considerados por dos entrenadores que mantuvieron firmes sus convicciones.

“Un campeón no merece caridad”, dijo Trapattoni. “La azzurra es la única camiseta que llevo cosida al alma”, le respondió Roberto Baggio.

Ludovic Giuly y Martín Demichellis (Alemanía 2006)

Para el último mundial que se jugó en Alemania, hubo 2 descartados que se lo tomaron de diferentes manera, Ludovic Giuly y Martín Demichellis.

El francés Ludovic Giuly fue desechado por el DT Raymond Domenech sin razón alguna, lo que generó el enojo del rápido delantero que participó en todo el proceso clasificatorio. Tiempo después, se supo que Giuly le enviaba mensajes de texto a la esposa de Domenech, la periodista deportiva Estelle Denis. Como era de suponer, Domenech siempre negó que eso tuviera algo que ver con lo cortado que estaba Giuly en la Selección Francesa.

El caso del argentino Martín Demichellis es diferente, José Pekerman lo dejó fuera de la nómina final solo por razones futbolísticas pero el defensor se lo tomó muy mal, entró en depresión y su vida ya no tenía ningún sentido. “No sólo no tengo ganas de jugar, sino tampoco de vivir. Quien me conoce de cerca, sabe que hace tiempo que dejé de vivir para dedicarme a esta profesión y a la gran ilusión, ahora frustrada, de estar en el Mundial”, señalaría llorando Demichellis.

Fueron desechados algún día pero no están presentes en este artículo: Robert Pires, Aldo Duscher, Ramón Diaz, Pep Guardiola, Claudio Caniggia, Juan Román Riquelme, Nicolás Anelka, Javier Zanetti y muchos más.