Tur Bus y Pullman

Crédito foto: www.chilebuses.cl

Dos procesos por posible colusión para fijar precios de boletos e impedir la entrada de nuevas empresas competidoras presentó ayer la Fiscalía Nacional Económica (FNE) ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) pidiendo multas por un total de 48 millones de dólares.

Las acusaciones, que se investigarán en forma simultánea, son argumentados por la FNE “por haber constatado la existencia de acuerdos entre competidores con el objeto de impedir el ingreso de nuevos actores y de fijar tarifas a público y frecuencias en determinadas rutas del país”, según un comunicado enviado ayer a los medios.

El primero de ellos va en contra de Servicios Pullman Bus Costa Central S.A (Pullman Bus), Empresa de Transportes Rurales Limitada (Tur Bus), Sociedad Transportes  y Turismo Norte y Compañía Limitada (Romani) y Transportes Cometa S.A. “por haberse coludido para acaparar oficinas en los terminales de Valparaíso, Coquimbo, La Serena y Carlos Oviedo Cavada de Antofagasta, obstaculizando el ingreso de nuevos actores a dichas rutas”.

Peor aún, la segunda acusación es por coludirse para fijar los precios de los boletos de buses y de frecuencias en la ruta Santiago-Curacaví, en las cuales hoy funcionan las empresas Alejandro Antonio Cabello Reyes (Ruta Vía Curacaví), Servicios Pullman Bus Costa Central S.A. (Pullman) y Atevil Mecánica Diesel S.A (Atevil).

Esas acciones judiciales son las primeras presentadas por la FNE después de obtener antecedentes tras el “uso autorizado de medidas de interceptación telefónica, incorporada con la última modificación al DL 211, permitiendo a la FNE cumplir con su compromiso de combatir los carteles, en directo beneficio del mercado y de los consumidores”, según dice su comunicado.

Por esto, la FNE pidió terminar con las medidas anticompetitivas mediante una serie de medidas que impiden adueñarse de todos las oficinas de los terminales regionales o que revoquen esos contratos. En tanto, para la colusión de precios y frecuencia de buses interurbanos, la fiscalía pidió multas ejemplificadoras debido a que el arreglín entre las empresas “han afectado un mercado de reconocida connotación e impacto social, como es el mercado interurbano terrestre de pasajeros”.

En tanto, el director del Sernac, Juan Antontio Peribonio, valoró la medida y señaló que “no vamos a descansar hasta esclarecer si las alzas en los precios de los buses se deben a prácticas comerciales válidas o están atentando contra la libre competencia. Este es el primer paso hacia ese objetivo”.

Estas son las sanciones que pidió la FNE para cada empresa:

Por acabronarse con las oficinas para vender pasajes en los terminales:

Turbus: 20.000 Unidades Tributarias Anuales ($9.189.120.000)

Transportes Cometa:   12.500 UTA ($5.743.200.000)

Pullman Bus: 7.500 UTA ($3.445.920.000)

Buses Romani: 2.000 UTA ($918.912.000)

Por coludirse para poner precio y fijar frecuencias de viajes Santiago – Curacaví:

Pullman Bus Costa Central S.A:   5.000 Unidades Tributarias Anuales ($2.297.280.000)

Ruta Vía Curacaví: 2.000 Unidades Tributarias Anuales ($919.112.000).