“Lo de La Polar fue un delito grave y quienes lo perpetraron son criminales”

-¿Cómo evalúa usted el actuar de la justicia hasta el momento en el caso La Polar?
La justicia ha tenido un rol que aún no sabemos si va a ser eficiente o no. Recién están presentadas las querellas y por lo tanto todavía falta mucho por avanzar, lo que yo si creo que es importante poder avanzar en lo que es la investigación de qué fue lo que pasó realmente y en las eventuales responsabilidades de quienes tenían la obligación de velar porque estos hechos no ocurrieran.

-¿No cree que se ha tratado con guante blanco a los involucrado por tratarse de ejecutivos?
Yo creo que no, porque aquí yo he visto a todo el mundo decir claramente que se trató de un delito, que aquí hubo una estafa,que las personas que cometieron estos hechos son delincuentes así que yo creo que han tenido una sanción pública importante y ojalá los responsables tengan una pena ejemplar para que esto no vuelva a ocurrir.

-Pero en un comienzo se habló de irregularidades y no de delitos…
Si, pero yo creo que todo el mundo sabe la magnitud de este problema y a cuántos ha afectado, que al principio nadie sabía bien cuál era la dimensión de los afectados.  Creo que hoy día no hay cuestionamiento de que esto fue un delito grave y quienes lo perpetraron son criminales que merecen las penas que correspondan y ojalá entre ellas cárcel.

-¿En este sentido, cómo avanza la comisión investigadora?
Creo que bien, ya hemos recibido como invitados al superintendente de bancos, al de valores, hemos recibido al director de Sernac, superintendente de AFPs, la próxima semana vamos a recibir al presidente del Banco Central y al ex director del Sernac, José Roa. El miércoles va el ministro de Hacienda. Así que yo creo que estamos avanzando a un ritmo muy intenso y creo que podemos llegar a conclusiones importantes.

-A veces pareciera que el trabajo de estas comisiones no llega a nada. ¿Funcionan los informes que se emiten desde estas instancias?
Lo que pasa es que las comisiones investigadoras no persiguen responsabilidades penales, nosotros no somos un tribunal. Lo que sí va a ser importante en esta comisión es informar sobre las deficiencias que hubo en el sistema de supervisión financiera y proponer los proyectos o modificaciones legales que puedan impedir que esto pueda volver a ocurrir el día de mañana. Ese va a ser el principal aporte de esta comisión: ver las 10 reformas creo yo, más importantes en materia financiera para que se proteja a los consumidores.

-¿Tienen en mente alguna de estas 10 reformas?
Las estamos elaborando, porque estamos viendo recién qué cosas fallaron, pero una de las que ya hay consenso es que hay que cambiar el tema de superintendencias por comisiones de valores, que tienen una fiscalización más profunda y más eficiente que el actual sistema de superintendencias.

-La semana pasada usted habló de que se debería ampliar la investigación a otras casas comerciales, ¿Tiene antecedentes de que se produjeron este tipo de delitos en otras casas comerciales?
Lo que pasa es que no al nivel de escándalo y descaro como fue en La Polar. No conozco otras empresas que hagan repactaciones unilaterales, pero sí hay otras empresas de retail que han tenido prácticas abusivas, sin ser abusivas sí pueden ser calificadas de abusivas. Entonces creo que esta es una buena oportunidad para que esta comisión pueda regular otras materias que son transversales a todo el retail y en general a todo los oferentes de crédito.

-Más allá de toda responsabilidad penal, ¿usted cree que hay cabida para hablar de responsabilidad política en el caso La Polar?
Si es que hay responsabilidad política, por supuesto que hay que investigar, esa es una de las cosas que está viendo la comisión. Tratando de formarse un juicio de si hubo errores, omisiones o negligencia en la supervisión financiera.

Gabinete y Educación

-Cambiando de tema, se ha especulado mucho con un cambio de gabinete en los últimos días. ¿Usted cree que sea el momento?
Yo sobre el cambio de gabinete prefiero no manifestarme, porque al final el único que ve los cambios de gabinete es el Presidente de la República y cualquier cosa que uno diga al final entorpece o facilita que no se produzcan cambios. Creo que el presidente sabe perfectamente donde está fallando su gabinete y yo lo dejo en total libertad de acción a él para decidir quienes van a ser sus colaboradores más cercanos. En todo caso, creo que las encuestas están demostrando que es necesario y urgente que hay que hacer ajustes en la toma de decisiones del Gobierno.

-Después de volver de México, el presidente Piñera asumió un rol activo en la crisis de educación, ¿usted cree que esto es una especie de quitada de piso al ministro Lavín?
No, no. Al contrario, creo que esto es un respaldo muy fuerte para el ministro que el presidente participe directamente porque es un tema del cual no se puede desentender. Es el tema que hoy enciende la discusión política, además es un tema trascendental en donde hay que hacer esfuerzos importantísimos y por lo tanto todo lo que sume decisión política a estas negociaciones ayuda y quien mejor que el presidente de la república.

-¿Y usted ve voluntad política de parte de los otros actores del conflicto para sentarse a negociar?
Yo veo que hay un grupo, no todos, pero un grupo de la dirigencia de los estudiantes que tiene un tinte muy politizado y que no les interesa mucho el diálogo en educación sino que lo que buscan son reivindicaciones de un sector político muy claro, y yo creo que esas personas tienen un discurso que lo repiten como papagayos, sin entenderlo y sin querer explicarlo y creo que con esas personas es muy difícil tener un diálogo, pero existe otro grupo muy importante de dirigentes que sí son razonables, que sí tienen una preocupación por la educación y yo creo que con ellos, ahora que los rectores van a interceder, es muy posible llegar a acuerdo.

-Pero el argumento de ideologización es válido también desde el otro sector. Cuándo uno escucha al ministro de Educación da la sensación que quiere decir que los únicos con derecho a tener ideología son los que pertenecen a la clase política del país. No sé si en ese sentido sea un argumento tan válido…
Está bien que uno pertenezca a un partido político, pero uno no puede instrumentalizar las causas sociales o los movimientos sociales por beneficios partidarios. Yo creo que el tema no es que pertenezcan o no a un partido, sino cómo lo instrumentalizan para buscar fines que son distintos a los motivos por los que se protesta y yo creo que ese tema es una politización que no es buena, es la politización clásica de los años 60s y que en Chile nos llevó a resultados muy malos.

The Clinic Newsletter
Comentarios