Movilh reitera “carácter homofóbico” de carta de máximos líderes de las iglesias cristianas

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) insistió en el carácter “homofóbico” de la carta enviada a los tres poderes del Estado por los máximos líderes de las iglesias cristianas chilenas y resaltó que dicho comportamiento es, a todas luces, “inconstitucional, lo que afecta y daña a la sociedad como conjunto y no sólo a la diversidad sexual”.

Al referirse a la “Carta acerca de los valores fundamentales sobre la vida, el matrimonio y la familia”, el Movilh señaló que si bien puede ser efectivo que un 85% de la comunidad nacional se declara de convicciones cristianas, “bajo ningún punto de vista implica que la mayoría de los chilenos y chilenas esté de acuerdo con todos y cada uno de los postulados de las altas jerarquías de las iglesias”.

El organismo afirma que “por el contrario, y según todas las encuestas, la mayoría es favorable al Proyecto de Ley que Establece Medidas contra la Discriminación y a la regulación de las uniones de hecho para parejas compuestas por personas de igual o distinto sexo, por tanto en estos planos la opinión y sentir de la altas jerarquías de las iglesias no es para nada representativo del sentir nacional”.

Para el Movilh en lo referente a los derechos humanos de los sectores discriminados y a la sexualidad “es claro que las iglesias no tienen autoridad moral alguna para definir arbitrariamente y sin fundamentos, como lo hacen en su carta, que es lo mejor o lo dañino para nuestra sociedad”.

Asimismo denunció en un comunicado que las Iglesias están ejerciendo una “presión indebida” atentatoria contra el Estado laico ante el Gobierno y ante el Congreso, pero “lo más sorprendente y novedoso de su homofóbica carta es que ahora públicamente pretenden presionar al Poder Judicial, es decir buscan afectar la aplicación y administración de las leyes y la justicia misma, lo que a todas luces es negativo para el país”, dijo.

Asimismo el organismo sostiene que las iglesias “están claramente llamando ahora a los jueces y a la justicia en general a resolver asuntos bajo la mirada homofóbica y transfóbica de sus jerarquías”.

Además acusan a las altas jerarquías de las iglesias a “instar a nuestros jueces y fiscales a actuar desde el prejuicio y el rechazo a la diversidad sobre todo asunto vinculante a la diversidad sexual que traten, lo que atenta contra el debido proceso”.

Comentarios