El ex presidente de la ANFP fue citado a declarar el próximo martes 3 de enero por el Tribunal de Disciplina de la ANFP, después que la institución detectara algunas irregularidades en movimientos de dinero durante sus últimos días como presidente del fútbol chileno.

Según publicó hoy el diario La Tercera, la entidad que ahora dirige Sergio Jadue está investigando la cesión de 150 millones de pesos, descontados de un contrato de Entel, sin el consentimiento del Consejo de Presidentes.

Junto a eso, existen dudas sobre el pago de finiquitos el mismo 13 de enero, día en que dejó de ser presidente de la ANFP, a los ex funcionarios Carlos Morales, Eduardo Rojas y Claudio Olmedo, más la cancelación de $27.000.000 a la empresa Play Group por organizar un torneo de fútbol playa.

Además existe un cuarto ítem no resuelto por supuestos desvíos de recursos que entregó la empresa Celulosa Arauco para la construcción de dos canchas sintéticas en Constitución, ya que las originales fueron destruidas por el terremoto. Según lo publicado hoy por el medio, se habla de que un tercio de los US$ 282.038 que se pagaron se les entregó a Cobreloa para la recuperación de gastos por el Proyecto Goal.