Un tanto esquizofrénico el señor Villegas. Un día dice una cosa y otro día otra