La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) anunció hoy el cierre de Megaupload tras una investigación de dos años que además terminó con cuatro personas en Nueva Zelanda detenidas por piratería informática.

Las autoridades acusan a Megauploud de formar parte de “una organización criminal responsable de una enorme red de piratería informática mundial” que ha causado más de 500 millones de dólares en daños en derechos de autor.

Además, el FBI señaló que la operación no tiene conexión con el proyecto de ley antipiratería SOPA, que provocó el “apagón” ayer de varias páginas en señal de protesta.

En el comunicado, señalan que esta operación “se encuentra entre los mayores casos criminales contra los derechos de autor llevadas a cabo por EE.UU. y ataca directamente el mal uso de un depósito de contenido público y distribución para cometer y facilitar el crimen contra la propiedad intelectual”.

Por el momento, se han detenido a cuatro personas en Auckland, Nueva Zelanda, y se han realizado redadas en EE.UU. y otros nueve países, en las que se han incautado de 50 millones en activos informáticos.

“Durante más de cinco años la organización ha operado páginas web que reproducían ilegalmente y distribuían infringiendo las leyes de la propiedad intelectual obras que incluían películas antes de su estreno comercial, música, programas de televisión, libros electrónicos y software de entretenimiento a una escala masiva”.

Según el FBI, los dueños y asociados a Megaupload ganaron en este tiempo unos 175 millones de dólares.