El Servicio de Impuestos Internos (SII) presentará en los próximos días una querella criminal en el caso fragatas. El organismo lo hará por delito tributario en contra del ex oficial Juan Tapia Villalón, quien junto al vendedor de armas Guillermo Ibieta y el ex contraalmirante Patricio Basili, están formalizados por lavado de dinero.

La decisión del SII apunta, al menos hasta ahora a Tapia, por la comisión que recibió de parte de Ibieta por las gestiones realizadas en la compra de las naves de guerra a Holanda a mediados de la década pasada ascendiente a US$ 400 mil.

La entidad que representa al “tata fisco” se hace parte formal en la causa, ya que hasta ahora sólo tenía presentada una denuncia penal en el juzgado de garantía.

Táctica y estrategia

En tanto, los abogados de Tapia y Basili solicitaron una nueva audiencia para discutir la incompetencia del tribunal, la que se llevará a cabo el próximo 31 de diciembre. En otras palabras buscan que el caso pase a la justicia antigua, basados en la figura legal conocida como el “principio de ejecución del delito”, es decir, para estos profesionales el ilícito por el que sus clientes son investigados -blanqueo de capitales- es anterior a junio de 2005, momento en que comenzó a regir la reforma en la Región Metropolitana.

De esta manera, buscan la posibilidad de dar por extinguida cualquier responsabilidad penal de los ex marinos y solicitar la prescripción. Los abogados tomaron esta línea procesal, debido a que las gestiones para la compra de las fragatas holandesas, efectivamente se inició al menos dos años antes, donde Ibieta ya participaba de las tratativas. Actualmente, tanto este último, como Tapia y Basili se encuentran bajo arresto domiciliario, medida cautelar que también será recurrida en los próximos días por los patrocinantes.

Para el caso de Ibieta, su abogado, Gustavo Promis, indicó en la misma audiencia que su cliente se encuentra afectado por una grave enfermedad, cuestión que hace insostenible que se mantenga preso en su casa, ya que eso le complica concurrir a los exámenes médicos.

En otras gestiones del mismo caso, el fiscal Gajardo no sólo busca información en Holanda, país donde dejó un requerimiento para que las autoridades de ese país interroguen a ex ejecutivos de la empresa que construyó las fragatas -Royal Schelde-, también solicitó datos a Estados Unidos. Esta última petición, apuntaría a las cuentas u otros productos financieros que Ibieta tenía en el país del norte.