“Cuando el Presidente de la República vino aquí el 2010, nosotros le preguntamos cuánto tiempo íbamos a estar aquí. Él nos dijo ‘solamente dos años, dos inviernos’. Ahora vemos que vamos a pasar un tercer invierno y no hemos salido de aquí”, aseguró Ximena Toledo, dirigenta de El Molino, el mayor campamento de Dichato, comuna de Tome, con 453 familias.

La líder social calificó con nota 3 el proceso de reconstrucción y afirmó que el proceso ha sido “muy lento”.

A dos años del terremoto y tsunami, Toledo explicó que del total de 900 familias que necesitan una solución habitacional, recién ahora se entregaran 204 viviendas, es decir, tan solo un 22,6 % de las viviendas prometidas.

De las 204 familias que serán beneficiadas de la aldea El Molino, 113 vivirán en El Sauce y 91 en la Villa Miramar.

El compromiso presidencial, añadió Toledo, es que iban a estar listas en diciembre del año pasado.

La dirigente aseguró que sólo hace pocos días comenzó el movimiento de tierras para la construcción de dos nuevos conjuntos habitacionales, los que según sus cálculos recién estarían listos para un año más: 128 viviendas para El Ferrocarril y 210 para el Comité Villa Horizonte.

La mujer enumeró que las villas pendientes son Dichato playa con 128 viviendas, Villarica con 26 y valle Dichato con 230 a ejecutar bajo la modalidad de sitio residente. Este último estaba comprometido para junio del 2011, según Toledo.

En materia de obras públicas, la líder social aseguró que se construye el muro de contención de la Costanera de Dichato y que “esta a medias” el alcantarillado y red eléctrica.

Agregó que recientemente la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) entregó el informe para encausar el estero, lo que involucra la expropiación de varias viviendas, y que luego de que se llame a licitación pasará al menos un año para que se inicien los trabajos.

La dirigenta cree que la evaluación de los dichatinos es variable sobre el proceso de reconstrucción, el que se vio influido por los festivales “Viva Dichato” y los buenos dividendos que dejo el verano entre los comerciantes.

Sin embargo, afirmó que la gente “pondrá los pies sobre la tierra” cuando llegue marzo.

“Hay mucha gente que necesita su casa, pero también hay mucha gente que ha ganado dinero en este verano. Están conformes. Pero se termina el verano y viene marzo, y viene la realidad. Yo creo que para poder ver el ánimo de la gente, de lo que hay y de lo que no hay, tenemos que llegar a marzo para poner los pies en la tierra luego del festival Viva Dichato”, advirtió Toledo.