Las pruebas contra el Pato Core y su pandilla

A comienzos de semana, Patricio Ahumada, alias Pato Core, negó cualquier participación en el caso Zamudio. Sin embargo, las declaraciones policiales que tomó el OS9, las que tomó el fiscal a cargo de la investigación y los informes bioquímicos que la PDI le realizó a un bolso con restos humanos de Zamudio, permiten armar un relato detallado de cómo Patricio Ahumada y compañía cometieron este macabro crimen.

Foto: Agencia UNO

G.E.H.M. (56) mira la televisión. Comienzan las noticias de las nueve de la noche y él junto a su hija y su nieto observan la pantalla. El titular con el que empieza el noticiero es el que ha causado conmoción los últimos días. Es el miércoles 7 de marzo y hace un par de jornadas se supo que un grupo neonazi atacó al joven gay Daniel Zamudio la madrugada del sábado 3. Firmaron el crimen, escarificándole tres svásticas en el cuerpo con el gollete de una botella que previamente reventaron en su cabeza. Pero de los agresores nada se sabe.

Eso estaba viendo G.E.H.M. cuando notó una actitud inquieta en su nieto. “¿Qué te pasa?”, le preguntó. L.E.A.H. (20) le confesó que sabía quienes habían golpeado a Zamudio. Su abuelo tomó el teléfono y denunció el hecho a Carabineros: contó la historia que su nieto le había relatado y dio nombres; dijo que un tal Raúl, un tal Pato Core y un tal Gak habían sido los agresores del joven que agonizaba en la Posta Central. Comentó, además, que todos ellos se juntaban en el Centro Comercial Eurocentro. El audio de esta llamada, que el fiscal Ernesto Vásquez usó en la audiencia de formalización, sumado al cruce de datos que la policía hizo, concluyó que Raúl López, Patricio Ahumada (Pato Core), Alejandro Angulo (Gak) y Fabián Mora habían sido los autores de la tortura a Daniel Zamudio.

De la golpiza, L.E.A.H. supo el mismo día, pero por temor no dijo nada entonces. Ese sábado 3 de marzo en la noche, en el Eurocentro, su polola le contó que unos amigos de ella habían “cogoteado” a un joven en el Parque San Borja sólo porque era gay. A los días siguientes, y antes que la brutal golpiza se hiciera pública, L.E.A.H oyó jactarse al Pato Core delante de un grupo en el Eurocentro: “fui bueno, lo dejé inconsciente para que no sufriera”. Cuando el rumor ya se había esparcido por el centro comercial, L.E.A.H. encaró a Raúl López directamente y éste le dijo que lo había hecho.

Así nació la primera pista de este caso que hoy ha permitido tener un poco más de certeza sobre lo que ocurrió esa noche con Daniel Zamudio. Desde esta primera declaración, que involucra a los cuatro imputados que el pasado lunes fueron reformalizados por el delito de homicidio calificado consumado, han ido paulatinamente apareciendo más testimonios que sitúan a Patricio Ahumada, Alejandro Angulo, Fabián Mora y Raúl López (el único confeso) en el lugar del crimen. Todo, pese a que Ahumada, Angulo y Mora han descartado su completa participación ante la fiscalía y la prensa.

Sin embargo, la terrible brutalidad con la que actuaron ha despercudido las conciencias de quienes tienen información sobre lo que ocurrió esa noche en el Parque San Borja, y poco a poco las coartadas del grupo han comenzado a caerse.

CONFESIONES

La detención de los cuatro imputados no hubiese sido posible si no se hubiesen jactado con sus amigos de la golpiza que le dieron a Zamudio. Lo hicieron, porque pensaban que el tema no había sido para tanto, pero una vez estallado el caso no se aparecieron por lugares públicos. Hasta que el viernes nueve de marzo cayó Raúl López.

López le dijo al fiscal que ya no podía más con su conciencia y que aceptaba cooperar. Su declaración ha sido ampliamente difundida, no sólo porque involucra al resto del grupo como autores de la golpiza, sino porque da detalles terribles de ésta y de los roles que cada uno cumplió.

-Alejandro agarró una piedra grande y se la tiró en la guata dos veces, después la tomó otra vez y se la tiró en la cabeza. Luego el Fabián tomó otra vez la piedra y se la tiró en las piernas como diez veces. Con eso no se quebró la pierna, sino que después le hicieron como una palanca y ahí sí se quebró, incluso sonó como un hueso de pollo -dijo López a la policía el día de su detención.

Al día siguiente, en la audiencia de formalización, fue el único que aceptó el delito y ratificó su declaración policial. Los otros tres negaron los hechos, pese a que dos de estos -Angulo y Mora- también habían declarado ante la policía el día anterior, y habían dicho lo mismo que López.

La declaración policial de Angulo también sitúa a los otros tres imputados en el lugar del crimen. Dice que cuando los echaron del parque, cerca de las 21:00, se fueron a tomar en una plaza que queda a un costado. Allí encontraron a Zamudio durmiendo, ebrio.

-El Fabián Mora manifestó abiertamente “podríamos cogotearlo”, respondiéndole (yo) que no fuera huevón, porque me tengo que casar en un mes más -declaró Angulo al OS9 de Carabineros.

Pero -contó Angulo- el Pato Core, Raúl López y Fabián Mora se acercaron a Zamudio. Ahumada lo despertó con un golpe de palma en la cabeza y le dijo: “oye, flaco, estay pa’ la cagá. Mejor ándate pa’ la casa antes que te pase algo”. Zamudio se fue en dirección a la Alameda, pero a los cinco minutos Raúl López, que había ido a comprar más alcohol, lo encontró durmiendo en la calle Portugal y lo trajo de vuelta a la plaza. Después, Mora junto a López fueron a comprar nuevamente. En ese momento, según la declaración de Angulo, el Pato Core se acercó a Zamudio.

-Le pregunté qué iba a hacer y me dijo: “déjame, es mi juguete nuevo”. Le dije que no fuera huevón, que estaba con beneficios, pero el Pato Core lo despertó con tres palmazos en el rostro… en ese instante le preguntó textual “¿vos soy maricón?”. El joven no contestó y manifestó que se quería ir. Se intentó levantar y el Pato Core lo empujó hacia abajo, sentándolo nuevamente, le dijo: “vos responde no más, huevón, y no te va a pasar nada”. Me acerqué al Pato y le dije que parara la mano. Me respondió: “déjame, huevón, estoy jugando”.

Angulo, en su relato, se muestra contrario a los golpes que Ahumada le daba a Zamudio. Es más, dice que conversó con él, le preguntó qué quería estudiar y le contó que él había estado en una academia de flamenco. En eso estaban cuando Zamudio se puso a llorar. Angulo -dice su declaración- le dijo que cuando llegara el Pato Core le diría que lo dejara ir. Pero no ocurrió así.

Según Angulo, Ahumada le dijo a Zamudio que no llorara y lo abrazó. Luego le dio dos golpes de puño en la cabeza. “Ya, no me pegues más”, le pidió Zamudio. Pero Ahumada le dijo que no era él, que había otros que trataban de cogotearlo. Incluso, añade Angulo, Ahumada le pidió que simulara que él estaba echando a unos supuestos delincuentes del lugar. Luego, Ahumada se alejó y Zamudio se quedó con la cabeza hacia abajo. Pato Core le pegó dos patadas en el cráneo.

Angulo morigera su participación y se sitúa como protegiendo a Zamudio. Después de las patadas de Ahumada, dice que se fue con una amiga y que al rato regresó al Parque San Borja y se encontró a sus tres amigos y a Daniel Zamudio bebiendo, pero que no entró y siguió al cerro Santa Lucía, donde se juntó con el Pato Core dos horas después.

FABIÁN MORA

La declaración policial de Fabián Mora es más explícita. Al igual que López, Mora reconoce que ellos son los autores de la golpiza y deja a Alejandro Angulo y al Pato Core como los más brutales.

Según Mora, el Pato Core le pegó golpes de pie y puño a Zamudio para despertarlo y además le robó plata para ir a comprar ron. Después, se lo llevaron adentro del Parque San Borja.

-El Pato, el Alejandro y el Raúl le preguntaron por su condición sexual, pegándole en la cabeza y haciéndole beber alcohol a la fuerza. El Pato le pegó una patada en la cabeza, dejándolo inconsciente, propinándole una segunda patada para asegurarse que estaba inconsciente. El Alejandro le tomó el pulso para ver si estaba vivo, orinándolo posteriormente. En ese instante todos empezaron a pegarle golpes de pies y puños, en diferentes partes del cuerpo –contó Mora en su declaración.

Y agregó:
-Después me dejaron sólo con Daniel, quien me pegó en la mano izquierda, botándome un anillo de color gris… Le pegué dos patadas en las caderas. En ese instante llegó el Pato Core, el Alejandro Angulo y el Raúl López, le conté lo que había pasado y estos comenzaron a pegarle con más violencia en la cabeza y en el cuerpo, incluso el Pato Core y el Alejandro saltaban en la cabeza.

En esta declaración Fabián Mora coincide con Raúl López en que fue Angulo quien le hizo las marcas nazis en el cuerpo a Zamudio, con el gollete de una botella que había quebrado en su cabeza. También relata el episodio de la piedra, pero dice que él no la tiró.

-Alejandro Angulo tomó una piedra y se la lanzó en la cabeza, el estómago y en la pierna con la intención de quebrársela, acercándose el Raúl quebrándole la pierna, y el Pato Core le tomó una fotografía con su celular mostrando la pierna rota -declaró Mora.

Sin embargo, Alejandro Angulo y Fabián Mora desconocieron sus declaraciones ante la policía. En el control de detención, Angulo dijo que había sido presionado para firmarla. Mora, en tanto, el 24 de marzo le escribió una carta al fiscal donde desconoce su primera versión y exculpa a Patricio Ahumada y Alejandro Angulo, dejando como único responsable a Raúl López.

En la carta, Mora dice que mientras Angulo y Ahumada se habían retirado del parque y López había ido a buscar marihuana, él se quedó solo con Zamudio. Según Mora, Zamudio habría tratado de darle un beso y de tocarle la pierna, por lo que él se enojó. “Estuvimos peleando como tres minutos y apareció el Raúl y le pegó una patada en la cabeza y el Daniel quedó tirado en el suelo. El Raúl estaba como loco, no paraba de pegarle”, escribió Mora en la carta. Y agregó: “El Raúl me dijo: “pégale po’ huevón, si por algo estabai peleando con él”. Le dije: “está inconsciente. Huevón, vámonos”. De ahí toma una piedra grande y se la tiró en la pierna, Daniel no reaccionó, y tomó la piedra nuevamente y se la tiró en la cabeza. Yo sólo cerré los ojos y sentí un ruido horrible. Raúl le dice: “cualquier wea fueron los nazis”.

El fiscal le ha restado validez a la confesión escrita por Mora y se ha dedicado a probar que la presencia de los cuatro imputados en el lugar del delito sí es real, desmintiendo su coartada.

BOLSO ENSANGRENTADO

Las declaraciones de Angulo y Ahumada ante el juez coinciden en que ese día viernes conocieron a Daniel Zamudio, pero no le pegaron. Aseguran que lo protegieron y que después se fueron a dejar a una amiga, la Shisu, y que posteriormente llegaron a la casa de M.C.P.G., una de las dos pololas que Alejandro Angulo tenía. Ellas, dijo Angulo, pueden ratificar que eso fue así.

Pero ninguna lo defendió ante el fiscal. Ni a él ni al Pato Core.

Según la declaración de la Shisu, joven identificada como C.A.Q.C, ella no estuvo con Angulo ese día, ya que a la hora de la golpiza se encontraba en el Parque O’Higgins, con unos amigos. La Shisu agrega que conoce a Angulo, porque mantuvo una relación de poco tiempo con él, pero desconoce por qué trata de involucrarla.

-No tengo idea por qué dijo que andaba con él. Mi relación terminó hace tiempo, pero a él le ha molestado que me junte con personas de otras inclinaciones sexuales… siempre me dijo que era nacional socialista y que su mentalidad era esa -declaró la Shisu ante el OS9.

Por su parte, M.C.P.G. le dijo a los detectives que conoce a Angulo hace dos años, pero hace un mes que pololeaban. Ese día 2 de marzo, contó, él la llamó para contarle que iba a tomar al Parque San Borja con “el Fabián Mora, el Raúl y el Pato”. En la madrugada, Angulo y Ahumada llegaron a la casa de su abuela, donde ella se estaba quedando.

-A las 02:59 escuché que gritaban mi nombre. Salí a ver quién era y me percaté que el Alejandro era quien gritaba y se encontraba en estado de ebriedad. Andaba acompañado de Patricio… en ese instante, el Patricio, quien se encontraba menos ebrio que Alejandro, me señala que habían golpeado a un huevón que se encontraba durmiendo en el mismo parque, ya que lo habían echado para su casa y como no hizo caso le pegó y le siguieron pegando.

Al lunes siguiente, la polola de Angulo conversó con su hermana K.C.P.G., quien le comentó que la misma noche en que su pololo había ido a verla, pasó luego por su casa junto al Pato Core, y éste último le devolvió un bolso que le había prestado.

-El Pato y el Ale estaban completamente borrachos… el Ale tenía cruzado mi bolso, que le había prestado al Pato, por lo cual le exigí al Pato que me lo entregara. Él se lo sacó al Ale y me lo pasó, pero antes me indicó “oye, ten cuidado porque el bolso tiene sangre”. Le pregunté por qué, y me respondió: “es que le pegamos a un huevón y le quebramos las piernas”… Luego de esto ingresé a mi casa y constaté que efectivamente el bolso tenía mucha sangre fresca en su parte superior y costado, incluso habían unos coágulos adheridos. Luego lavé el bolso -declaró K.C.P.G. a la PDI.

Los detectives aplicaron un peritaje bioquímico al bolso, no encontrando rastros de sangre. Pero sí dio positivo para restos biológicos en una de las muestras. “Los restos biológicos humanos presentes en la muestra signada “barrido bolso ext cost”, corresponden a una mezcla de a lo menos dos individuos de sexo masculino, siendo esta mezcla compatible con la contribución del individuo presente en la muestra signada “Daniel Zamudio”, dice el informe de la pericia.

A La Tercera, Ahumada le dijo que ese día había usado el bolso y que se lo pasó a Raúl López, para que guardara unas bolsas y que éste se lo devolvió el domingo, doblado y lavado. Sin embargo, las declaraciones de K.C.P.G. echan por tierra su coartada.

El 12 de abril, Raúl López confirmó su declaración inicial en la Fiscalía Centro Norte. Reiteró que él con los otros tres imputados golpearon a Daniel Zamudio y agregó un dato que Mora ya había contado en su primera declaración policial, antes de la carta: que Angulo fue quien le hizo la svástica con el gollete, le tiró la piedra en la cabeza y además lo orinó.

Dijo:
-Esa noche todo esto pasó más rápido que lo que se ha especulado, de hecho al principio estuvimos los cuatro, más Daniel Zamudio, conversando y bebiendo (unos 40 minutos), luego fui a comprar y volví como a la media hora, donde ya estaba inconsciente dicho joven; igual agredí con algunos golpes de pie al joven. A eso de las 2 A.M. nos fuimos todos y nos separamos en Bandera con Alameda; yo me fui con Fabián Mora y por otro lado, se fueron Pato Core (Ahumada) y Alejandro Angulo.

Comentarios