Ley seca obligada en el norte: sindicato de la CCU se iría a huelga a partir del martes



La agrupación de trabajadores del Sindicato Comercial C.C.U. Norte, una de las tantas empresas que hacen parte del holding del grupo Luksic, votará hoy la huelga después de que su negociación colectiva con la empresa no llegara a buen puerto y, a menos de que la empresa pida los buenos oficios de la Dirección del Trabajo, las comunas del norte del país, desde Vallenar hasta Arica, podrían quedarse sin copete para la próxima semana.

La Comercial C.C.U. agrupa a los vendedores de todos los productos de la compañía -alcoholes, chocolates y gaseosas entre otros- y el grupo de trabajadores del sindicato alega que desde que esta centralizó el sistema de ventas de todas las marcas, se estableció un sistema de pagos desigual para empleados que hacen el mismo trabajo, vulnerando, alegan, el principio de que a igual trabajo corresponde igual sueldo.

Según Luis Mundaca, asesor en la mesa de negociaciones y secretario general de la Federación Nacional de Sindicatos de la CCU, desde el inicio de la negociación colectiva la empresa no ha ofrecido ninguna modificación al sistema de remuneraciones en base a fijación de metas para vendedores que si cumplen sus cuotas de ventas -que alcanzan montos cercanos a los 100 millones de pesos al mes- puede elevarse a lo sumo hasta los 600 mil pesos.

Así, la base de la huelga es la diferencia en el sueldo base, ya que la empresa cuenta con al menos seis estratos de vendedores, con distintos valores y beneficios, lo que provoca en la práctica una diferenciación para el mismo trabajo.

Antes, explica Mundaca, el cálculo se hacía en base a un porcentaje mensual de las ventas que rondaba el uno o el dos por ciento, por lo que un vendedor que alcanzara los 100 millones al mes, fácilmente podría ganar más de dos millones de pesos.

Pero el conflicto con la empresa de los Luksic no termina ahí: según la agrupación de trabajadores, la firma ya comenzó a contratar vendedores para hacer frente a una posible huelga y ha ejercido una serie de presiones en contra de los empleados movilizados para evitar cualquier paralización, por lo que durante este viernes sentarán una constancia de prácticas desleales durante un proceso de negociación colectiva en la Inspección del Trabajo de Las Condes, toda vez que Patricio Jottar, el gerente general de la CCU tiene domicilio legal en dicha comuna.

Jottar, reconocido como ejecutivo del año en 2008 -el mismo reconocimiento que le dieran al imputado Pablo Alcalde en 2009-, fue el rostro detrás de la censura a The Clinic en el 2010, cuando por presiones de grupos conservadores, el mandamás de la CCU decidió cortar la publicidad a este pasquín.

Comentarios