Estudiantes de educación superior vuelven a las tomas con la ocupación de la casa central de la Universidad de Chile

Imagen referencial

Esta noche estudiantes de la Universidad de Chile se tomaron la sede principal de la más antigua casa de estudios superiores del país, noticia que corrió por las redes sociales y que fue confirmada por ADN Radio y Radio Bio Bio.

Con esta medida la casa de Bello se suma a una veintena de colegios que están en la misma situación a lo largo del país.

Con la acción de medianoche, el plantel se convierte en la primera casa de estudios superiores que vuelve a ser tomada en esta segunda oleada de manifestaciones estudiantiles

Así la situación en la Universidad de Chile contrasta con el desalojo esta noche del Liceo Carmela Carvajal y el Liceo 7 de Providencia

Comunicado Toma Casa Central 2012
Carta a la comunidad

Amigos, compañeros y hermanos, académicos, funcionarios, autoridades, sociedad en general:

Hoy pasamos por una delicada situación en el contexto de nuestra movilización estudiantil, pues vivimos un momento en que la intensidad de la misma ha bajado y, como consecuencia, el fondo de nuestra lucha se ha tergiversado.

El gobierno ha aprovechado nuestra indiferencia para tomar la ofensiva, y convertir los temas que instalamos a favor de la educación pública en un debate sobre la violencia. Este cambio de foco, mero volador de luces, es nocivo para toda la sociedad. Nosotros como universitarios les estamos dando vuelta la espalda a nuestros compañeros secundarios, quienes han aguantado firmes en su posición pero en solitario, siendo que nosotros mismos fuimos grandes precursores de la movilización estudiantil del año pasado. Es por esto que hoy nos hemos vuelto a movilizar, pues ya tenemos suficiente de esta situación. No podemos quedarnos sentados, cruzados de brazos mientras un sinfín de atrocidades ocurre frente a nuestros ojos.

Mientras dormimos cómodos en nuestras casas, los secundarios se toman y retoman sus liceos, y son violentamente desalojados y detenidos. Mientras cómodamente asistimos a clases, y simulamos que nada ocurre, afuera de nuestras facultades el mundo es totalmente distinto. Cómo las leyes policiales que criminalizan la movilización social, o la reforma tributaria de medio pelo, que de aprobarse terminará por matar la poca educación pública que queda, y nosotros no queremos prestar atención a aquello que supuestamente no nos afecta. Ya basta de abusos, ahora es nuestro tiempo, y debemos hacernos escuchar.

El objetivo de esta movilización es entonces volver a articularnos, y lo hacemos acá, a pocos metros del núcleo donde se dirige el país, dando la cara a la moneda, club de la unión y bolsa de comercio, mostrándoles que somos capaces de aguantar frente a frente, abriendo un valioso espacio a la ciudadanía para que se exprese sin miedo a que se les sindique de criminales.

Exigimos que se vuelva a dar importancia al debate a favor de la educación pública, gratuita y de calidad, y que se deje de desviar la atención hacia asuntos cosméticos. Que se quemen buses o se armen barricadas no es en ningún caso es problema de fondo, y esperamos que la prensa deje de hacerse parte en eso inventando agresiones o delitos inexistentes.

También queremos que el edificio que hoy ocupamos nos sirva para fortalecer los lazos entre los estudiantes y, entre el pueblo entero. Es tiempo de comenzar a creerles más a nuestras familias, hijos, amigos, y vecinos, dejando de dedicar tantas horas a los noticieros que sólo juegan a dividirnos como sociedad.

Por último hacemos extensiva la invitación a toda la universidad a participar de la toma, la cual abre sus puertas a todo aquel que quiera ser un aporte en la lucha que hoy damos por la transformación social. Esperamos que nuestros espacios reflexionen sobre el movimiento y como consecuencia validen la ocupación y que participen de la misma, manteniéndola todo lo que sea necesario hasta alcanzar nuestros objetivos. Así como llamamos al resto de las universidades y los actores sociales a que se sumen a la lucha, y todos nos movilicemos unidos por el bien del país.

The Clinic Newsletter
Comentarios