Foto: Iguales.cl

El ex coordinador de legislación de la Fundación Iguales dice que no quiere seguir hablando de su renuncia a la organización presidida por Pablo Simonetti. Sin embargo, mantiene que su decisión se debió, al igual que la partida de Valentina Verbal, a que las decisiones no se tomaban de manera democrática: “se tomaban entre tres personas que funcionan dentro del directorio que son Pablo Simonetti, Sebastián Gray y Alfredo Montaner y no se escuchaba a los voluntarios”. Parte de estas diferencias tenía que ver con defender la idea del matrimonio igualitario por sobre una ley de identidad género y otros temas relacionados a la diversidad sexual. Por eso, Sebastián del Pino ha decidido conformar una nueva organización, apoyado por Alberto Leguina, el biólogo chileno que demandó a un profesor de Columbia en Estados Unidos por acoso sexual.

Una parte fundamental de esta nueva organización, según Del Pino, es incluir a todos los sectores de la diversidad sexual y distanciarse de la apariencia elitista que él mismo critica en Iguales.

Cuando Valentina Verbal dice que primaban los intereses del directorio, que es parte de la falta de democratización que tú dices, ¿cuáles eran esos intereses?
Lo que entiendo que Valentina quiere decir con eso es que las demandas dentro del directorio estaban centradas en el matrimonio igualitario, incluso dejando un poco de lado otras demandas que son inherentes a la diversidad sexual y que son más urgentes que la del matrimonio igualitario, como por ejemplo, trabajar en una ley de identidad de género. Que le permita a las personas transexuales poder adecuar su carné a su identidad de género. Lo que les permite acceder a mejores trabajos, etcétera. Es algo mucho más importante que el matrimonio igualitario. O sea, actualmente las personas transexuales son verdaderas personas indocumentadas. Y por eso que muchas veces terminan en la prostitución o con tráfico de drogas, dilinquiendo en definitiva.

¿Esa era una línea que no tenía mucha importancia en la fundación?
No, se estaba tratando de que tuviera importancia, pero yo creo que para el directorio nunca fue una prioridad. O sea, el interés real del directorio era trabajar por el matrimonio igualitario.

Dijiste que pensabas hacer una nueva organización, ¿de qué se tratará en particular?
Estoy evaluando de manera muy concienzuda y muy concreta, formar una nueva organización que luche por estas otras demandas. Por ejemplo que se meta en la ley de identidad de género, con mucha fuerza. Y trabajar por aspectos, por ejemplo, tratar de abordar los temas de violencia que sufre la comunidad LGBT. La violencia sustantiva, no solamente la violencia verbal y tampoco abordarlo netamente desde un punto de vista de la judicialización del problema. No solamente llegar desde un hecho de violencia a los tribunales. Sino que abordarlo de manera más integral, como sí sucede en Estados Unidos que hacen verdaderos coaching en esta materia.

¿Cuál es tu opinión de la crítica que se le hace Iguales por tener una mirada elitista?
Bueno, yo en muchas ocasiones me tuve que hacer cargo de esa crítica, de por qué Iguales tenía este cariz tan elitista, tendiente a mostrar a un homosexual muy ABC1, muy higiénico, qué se yo. Y por una parte me parecía que era injusta porque la fundación no tiene como línea institucional mostrar esto. Pero sí, desde el punto de vista práctico lo ha hecho y en ese sentido tiene que hacerse cargo de esta crítica. Y una de las ideas que muchos teníamos y que estábamos tratando de inculcar, era que esta imagen con la que la fundación se mostraba al resto de la sociedad cambiara. Que fuera mucho más inclusiva, que fuera mucho más transversal, que no fuera más elitista y yo creo que a la fundación le va a hacer mucho bien acoger esta crítica y cambiar esta imagen.

¿Esta crítica no era escuchada en la fundación?
Cada vez se iba acogiendo con mayor fuerza y vamos a tener que evaluar cómo se ha acogido este punto de vista cuando se haga una nueva campaña llamando a una marcha por la igualdad, a ver cuáles van a ser las imágenes que van a ocupar. Si van a seguir apelando solamente al gay ABC1, o si lo van a abrir a otros espectros de la dieversidad sexual. Si van a mostrar a un transexual hablando, si van a mostrar a mujeres lesbianas. Pero yo creo que sí, ojalá que se acoja esa crítica por el bien de la misma fundación.

¿Te parece que la sociedad está más cómoda con un estereotipo como el de Pablo Simonetti que con otro tipo de persona?
Sí, puede ser que sí, pero eso no necesariamente es una virtud, al contrario, porque eso niga a la diversidad que hay dentro de la diversidad. Nosotros tenemos que valorar toda esa diversidad y mostrársela a las personas que no están muy enteradas de lo que significa esto o que también lo rechazan llanamente, y decir que todas las realidades son deseables. Que la libertad no es solamente para uno y que cada uno tiene derecho a autodeterminarse y vivir la vida como le plazca.

¿Qué te parece a ti cuando Valentina Verbal señala que la Fundación está al servicio de Pablo Simonetti?
Yo en torno a eso… no quiero hablar sobre Simonetti. No quiero enfocar mi crítica de manera personal. Yo creo que el valor de la crítica es que no lo hago desde una posición enojada ni sangrando por la herida. Yo opté de manera voluntaria irme de Iguales, podría haberme quedado perfectamente. Siempre planteé mi crítica de manera institucuional, objetiva y sin descalificaciones personales.

¿Qué opinas de la crítica de que cuando llega Simonetti con Iguales la gente se siente más cómoda y logran más notoriedad y avances que el Movilh en 20 años?
Es que también hay que entender cuáles son los antecedentes previos a la creación de Iguales. Simonetti era una persona que ya tenía todo un capital social que había logrado en su carrera como escritor. Era una persona conocida, respetada incluso. Entonces no era como cualquier hijo de vecino verdaderamente. Y había mucho interés mediático, interés político en relación a la creación de un nuevo referente como lo fue Iguales en su minuto. Y también creo que los tiempos en que se crearon ambos movimientos son distintos. Hace unos años atrás la visión no era la misma. Pero el Movilh hoy por hoy es una organización muy respetada, ha hecho cosas importantísimas.