En Noruega quieren despenalizar la inhalación de heroína. Esto por la peligrosidad de la inyección de la droga que ha causado sobredosis mortales que en opinión del Ministro de Salud, Jonas Gahr, son  “una vergüenza para Noruega”.

Con 262 sobredosis mortales en 2011, de las cuales un 30% de heroína, Noruega es uno de los países de Europa con mayor número de muertes a causa de la droga, según el organismo público de investigación sobre toxicomanía y alcoholismo Sirus, como consigna Bio Bio.

“La forma en la que los toxicómanos consumen las drogas es capital en el tema de las sobredosis. Mi punto de vista es que deberíamos permitir a la gente fumar heroína, puesto que inyectarla es peor y más peligroso”, añadió el ministro.

“No se trata de una legalización de la heroína, sino de un enfoque realista”, precisó el ministro. “Los que están en la desgraciada situación de inyectarse en una sala de consumo de droga destinada para ellos deben, más bien, poder inhalarla. Es menos peligroso, se consume menos y el riesgo de contagio (de enfermedades) es menor”, añadió.

El municipio de Oslo dispone de una sala de consumo o narcosala que permite a los heroinómanos más dependientes inyectarse heroína en las mejores condiciones posibles, cuestión que ha sido criticada por el Gobierno de Noruega.