Imagen: Teófilo Haro

La Corte Marcial mantuvo en prisión preventiva al comandante activo Víctor Alejandro Follert Alarcón, quien había apelado a la resolución adoptada por la Fiscalía Militar de Aysén, que lo sometió  a proceso por los delitos de lesiones graves, falsificación de documentos y “falsedad de palabras sobre asuntos del servicio”. Todo esto en el marco de la represión de principios de 2012 en Aysén.

La decisión del Tribunal del alzada castrense fue por unanimidad, declarándose improcedente el recurso del uniformado activo. Follert permanece actualmente detenido en una casa que tiene carabineros especialmente habilitada para sus funcionarios que enfrentan problemas con la justicia, que se ubica frente al hospital institucional que se ubica en la comuna de Ñuñoa.

Básicamente lo que la Fiscalía militar estableció en contra de Follert fue que falsificó un parte policial, donde se aseguraba que Claudio Palma Guzmán portaban bombas molotov, lo que no era real.

Dentro del auto procesamiento de 24 páginas, se establece que Carabineros durante la represión en Aysén disparó más de 900 tiros de escopeta. Algunos de ellos provocaron graves heridas a Palma Guzmán y Teófilo Haro.

Procesalmente el uniformado tiene, al menos por ahora, la posibilidad de volver a recurrir ante la corte marcial por la vía de un recurso de amparo para tratar de anular los delitos que le imputó la Fiscalía castrense de la undécima región.