Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

26 de junio de 2013

Huaso Lalo, el hincha más oloroso de la selección: “Me haré un desodorante con olor al Huaso Lalo”

Tiene fama de hediondo, impertinente, oportunista, pintamono y no ser un hincha sacrificado. Es el Huaso Lalo, que por estos días se ha transformado en uno de los personajes más vilipendiados en las redes sociales.

Por

Fotos: Alejandro Olivares

El Huaso Lalo viene llegando de Paraguay. Un viaje de más de veinte horas arriba de un bus y otras tantas en avión de Buenos Aires a Chile. Y, en vez de irse a su casa a descansar, prefirió partir directo a Juan Pinto Durán, a alentar a los jugadores con su bombo y trompeta. Y estar de punto fijo por si se asoma algún crack de la selección.

Lo acompañan un par de hinchas incondicionales y el doble oficial de Sampaoli de Pirque. Todos echan la talla para matar el tiempo. Están muertos de hambre, también. “Pero todo sea por la camiseta”, dice el Huaso Lalo, que no se ha echado nada a la guata desde el día anterior. Tampoco se ha bañado. El comentario causa la risa de sus compañeros. Pero nadie dice nada. El baño es un tema complicado para el Huaso. En el ambiente que rodea Juan Pinto Durán, se comenta que siempre anda pasado a ala y que le tiene asco a la ducha.

Oiga, usted no habla ahuasado como en los videos de youtube…
-Es que usted no sabe la verdadera historia del Huaso Lalo.

¿Cuál es la verdadera historia?
-El Huaso Lalo surgió cuando yo era niño y me iba a trabajar al campo todos los veranos. Mientras sus compañeros están en la playa, el Huaso Lalo estaba deslomándose en el campo plantando zapallos y melones con una chupalla. Y cuando llegaba de vuelta, el Huaso Lalo llegaba ahuasado y los cabros se burlaban de él. Y decían “llegóoo el huaasooo Lalo de Paiiiínee, huuaaasooo Lalo” (pone su voz de huaso). Y me ponía a llorar de pena, porque me trataban mal.

Pero seguí siendo el Huaso Lalo para los amigos de la población Juan Antonio Ríos, donde vivía, porque siempre me ha gustado el mundo campesino y huaso. Me encanta la patria, el respeto a la mujer chilena que es la más bonita, la música acampesiná, el vino chileno, el pisco chileno, la bandera chilena. Todo lo chileno. Soy chileno de corazón. Soy el patriota, el único, el inmortal Huaso Lalo, la reencarnación de los grandes toquis araucanos. Nunca se te olvide eso. Y, bueno, se me quedó pegado lo ahuasado un tiempo. Pero el huaso estudió, sacó cuarto medio, dio la PSU, sacó casi 500 puntos, quería estudiar leyes, y dejó de hablar acampado para que no se burlaran de él. Pero en el fondo “haulo como el huaaso Lalo”.

Desodorante Huaso Lalo

Últimamente se han burlado mucho de ti en las redes sociales.
-Mucho, mucho.

¿Por qué los hinchas te rechazan tanto?
-Es gente que no tiene qué hacer.

Te encuentran llorón.
-Porque me emociono como Solabarrieta, que se emociona igual que yo.

Algunos dicen que no eres un hincha de verdad, de esos que juntan peso a peso para seguir a la selección…
-Te voy a decirte bien claro: me han dicho que lucro con el fútbol, pero me da lo mismo. Podría querellarme contra ellos para que me muestren cómo lucro. Porque si es así, ¿dónde está mi camioneta, dónde está mi mercedes, donde está mi casa, dónde están mis cuentas bancarias? ¡Demuéstrenmelo! Deberían sentirse orgullosos y contentos de que a un hincha como yo, lo ayuden con un pasaje, el hotel y la comida.

¿Quién te ayuda?
-ACB, una empresa de materiales de la construcción, que me regala los pasajes, la estadía y la comida. Pero antes, cuando hacía mantención de piscinas, me apoyó un caballero, llamado Juan Jaque para ir al Mundial. Por eso le puse a mi camiseta su nombre, para agradecerle lo que hizo por el Huaso Lalo. No me importa lo que diga la gente ni los periodistas. Soy una persona pobre. No tengo auto. No tengo casa digna. Tengo un pozo negro para hacer mis necesidades. Entonces, ¿dónde está el lucro?

¿Por qué en vez de gastar la plata en la selección, no te la gastas en tu familia?
-Mi familia tiene su dinero. A mi mujer le hago un sueldo todos los meses. Aunque no me quede nada, le tengo su plata. Le paso más de la mitad de mi plata. Pero ahora he juntado plata. Estoy construyendo mi gran baño de 3 x 3. Ya me hice la fosa séptica. Estoy poniéndole cerámica a mi baño. Y voy de a poco haciéndole arreglos. Pero la gente no tiene por qué saber eso. Otros también dicen que aparezco en todos lados, que soy piérdete una, que soy pintamono. Pero qué importa. Uno tiene que ser jugado. Peso 145 kilos, tengo 49 años, pero igual vengo pa acá y corro cuando hay un futbolista solo para gritarle “¡lléalos al mundiaaaal!”. Pero esos cabros que están en la casa, no hacen nada. Mi teléfono tiene Internet, podría estar chateando con ellos y mandándolos a la mierda, pero no.

También dicen que le tienes asco a la ducha, que eres hediondo. Bonvallet te puso Pepe le Pew.
-¿No entiendo lo que me quieres decir?

Te trato de bocamono, hediondo. En tuiter, de hecho, está la campaña “Un desodorante para el Huaso Lalo”
-Ah. De hecho, pal próximo partido quiero hacerme un traje de perfume e ir al partido vestido con eso pa que dejen de hablar huevás.

El huaso Lalo saca un miniatura de colonia Agua Brava de su bolsillo y se lo echa en el cuello. Dice: “olorosa, olorosa. ¿Estoy hediondo? No”. Y agrega, sacando una polera de una bolsa todavía con olor humedad y transpiración: “Ésta la lavé antes de venirme de Asunción. Pero son los periodistas que dicen que soy hediondo y no me baño, porque me ven en todos lados y debe ser porque me ven con la misma polera. Pero da lo mismo.

¿Te molesta cuando te tratan de hediondo?
-No. Me da lo mismo. Yo me baño. En Venezuela, me bañé en el mar Caribe. Dicen que no me baño, pero ahí me bañé en el mar Caribe para toda la vida. A lo mejor no me baño nunca más, porque a lo mejor son pocos los que van al mar Caribe a bañarse con esas aguas calentitas. Entonces, que no me hueveen los conchesumadres.

Pero si no eres hediondo, ¿quién echó a correr ese rumor?
-Un periodista que cuando llegué a Pinto Durán y venía de otro país, dijo textual “ni hasta el Huaso Lalo se quiso bañar”. De ahí que me huevean. Yo podría haber sido rencoroso, haberlo llamado a terreno y haberme querellado. Pero para qué. Si van a seguir toda la vida con eso. Pero es bonita esa campaña que quiero hacer de hacerme un disfraz de desodorante para darles en el gusto. ¿Qué perfume uso yo?

Agua Brava…
-Entonces, me haré un desodorante con olor al Huaso Lalo.

Chucha.
-Jaja. ¿Por qué no? Será mejor que el Agua Brava. El otro día decían que hasta el Huaso Lalo podría viajar a la Luna con desodorante tanto tanto. Si fuera tan hediondo, me darían un chicle y nada. Te voy a decir una cosa: todos esos periodistas que han hablado mal de mí, no me interesan. Esos periodistas no miran al hincha, no miran al sacrificado que pasa la frontera sin bañarse. Quiero mandarle un mensaje a los periodistas que han hablado mal de mí, como Felipe Bianchi y Leo Caprile, que se ha dedicado a hablar puras tonteras: ¿Quién es Leo Caprile? Es un locutor que transmite por la televisión, pero se va a poner viejo y la tele chao con él. ¿Y yo? Soy el huaso Lalo, el hincha de corazón, y yo estaré aquí hasta cuando muera y vendré hasta con bastón si es posible a apoyar a mi selección. Pero él no tendrá trabajo. Lo mismo con Bianchi. Y espero que Bonvallet no hable huevadas mías. Se lo pido por favor. Yo lo escuchaba siempre en el campo con la pala y el sombrero. Estaba con la radio casete escuchándolo siempre. Así que no hable tonteras. Que me digan todo lo que quieran, pero no hay ninguno que quiera más la bandera que yo. No hay nadie más. Yo creo que me tienen envidia.

¿Por qué?
-Hay hinchas que no hacen lo que hago. ¿Qué hago yo? Seguir a la selección de corazón. Nos juntamos con los chiquillos, venimos siempre a Pinto Durán, a veces no hemos comido, hoy día mismo no hemos tomado desayuno, pero estoy aquí de punto fijo. Me bajé del avión para estar aquí. En cambio, la gente que está en la casa, chateando y metiéndose en tuiter, habla puras tonteras, pero no sabe la realidad que hay aquí. Si te fijaste, a nosotros no nos viste comiendo un sándwich o tomando una bebida, porque no tenimos los medios, pero estamos aquí apoyando a la selección. A veces podemos estar todo el día. Y yo me vengo cuando tengo los medios, porque me sale carísimo venir acá. ¡Cinco mil pesos todos los días! Y a mí nadie me aporta nada. Yo trabajo. Gracias a Dios estoy trabajando en una empresa de materiales de la construcción que me paga un sueldo de 15 mil pesos diarios.

Pero hoy no fuiste a trabajar
-No. Ellos saben que estando la selección acá, no le trabajo un peso a nadie. La selección es lo primero. Es mi vida, mi pasión, mi todo. He perdido pegas por la selección y no me arrepiento. En el 2009, cuando seguí a la selección, yo tenía sandías, papas, tomates, pero los dejé botados por seguir a la selección con don Marcelo Bielsa, que me tocó el corazón, y perdí toda la cosecha, pero no me importó nada. Ahora último trabajaba en la municipalidad de Paine en aseo y ornato, pero me condicionaron cuando fui a Mendoza con permiso del alcalde. Me hicieron elegir entre la pega o la selección. Y no lo pensé dos veces y opté por la selección.

¿Y tu esposa qué dice? ¿Te aguanta?
-Gracias a Dios, mi esposa me apoya en todo. Me ha echado tres veces de la casa por seguir a la selección, pero termina aguantándome todo. Ella sabía con la chichita que se estaba curando. Ella sabe que estoy casado con la selección. Y que la selección es lo primero. Uff, tuve cualquier atado con mi mujer. Se cabrea siempre, porque me la paso afuera y no me cree que le he sido fiel. Piensa que cuando estoy afuera me meto con otras mujeres. Y no es así. Pero ya está. Asumió que no era así, sino yo no habría vuelto. Y, bueno, mis dos hijos, también me apoyan. Porque soy el papá que siempre les ha dado todo y que nunca los ha dejado tirados.

El Huaso Lalo 

¿Cuándo te hiciste conocido?
-El 2008. El día clave fue cuando Chile empató con Venezuela en el Monumental. Si Chile ganaba, clasificaba. Pero empataron. Ese empate demacró al equipo. En mi casa dije “los chilenos hablarán mal de la selección, los jugadores estarán solos, los voy a ir a apoyar”. Pesqué mi chupalla y me vine a bailarles cueca a los jugadores. Acá estaba solo, solo, solo. No había nadie. Y así me empecé a ser famoso. Luego, me puse las espuelas, las botas e hice lo que hecho siempre: como soy huaso toda la vida de corazón, soy nacionalista, soy patriota, me empeciné en traspasarle al pueblo el amor a la bandera.

¿La gente no ama la bandera?
-No. Por eso quiero traspasarle el amor a la patria. Hay muchos chilenos que nacen en este país, pero no lo quieren. Si veímos la historia, ¿qué hicieron esos grandes próceres para ser patria libre hoy día? ¿Qué hicieron Galvarino, Caupolicán, Lautaro, Michimalongo, Colo Colo? ¡Lo dieron todo- todo! Esos grandes próceres no morirán nunca, porque yo he formado una hinchada que los involucra a todos y que se llama los Patriota de la Roja. Es en honor a O’Higgins, San Martín y el ejército libertador que cruzó la cordillera de los Andes a liberar a Chile del poder español en tiempos de la Colonia.

A ti te caen mal los españoles.
-Me cargan. Se terminó la colonización en Chile, pero los españoles nos tienen sucumbidos por su poder económico. Son dueños de todo, por lo que seguimos siendo esclavos de ellos. Más encima el español de Segovia quería ser dueño del fútbol chileno, que la cagué. Por eso le rogué a Jadue que fuera él pa no entregarle nuestro fútbol a los españoles culiaos… Hay un video en el que agarro a chuchadas a un español para el mundial. Y le quito su bandera.

-Te cuento en detalle: quedaban cinco minutos del partido entre Chile y España para el mundial de Sudáfrica y yo estaba en la tribuna con cuatro argentinos y seis mexicanos. Y Chile iba perdiendo dos a uno. A la par, estaba jugando Honduras- Suiza. Los mexicanos con los argentinos estaban escuchándolo por la radio y me dicen “¡chileno, chileno, gol de Honduras!”. Cuando me dicen eso, me emociono y salto de alegría y felicidad, porque eso le permitía a Chile clasificar. Me paro de mi banca y a diez metros estaba Bielsa, y le grito “¡BIEEELSA, MARCEELOOO, QUÉ SE CALMEN LOS JUGADORES, HUEÓN, CONCHETUMAREEEE! ¡ESTAMOS CLASIFICADOS, CONCHETUMAREEEE! ¡¡¡No peleen más, conchetumareee. No se hagan expulsar porque va ganando Honduras y estamos clasificados, conchetumareee!!!”. Me salió todo el corazón. Me emociona hasta hoy. Y lloro porque se lo grité a Bielsa (se pone a llorar). Me estás viendo llorar, porque nace de mi corazón, yo lloro a mares por mi selección como ahora. No soy un falso llanto, como dicen algunos. Que hable huevadas la gente porque no me interesa, porque soy chileno de corazón y se lo dije a Bielsa. Pero salta el español con su bandera y dice “sale pa allá chileno hijo de puta, conchetumare, te mato aquí mismo”. Y yo salto ahí mismo: “cállate conchetumareeee” y le quito la bandera española y le digo “pídeme perdón, rechuchatumare” sin saber que me estaban enfocando la tele y lo obligué a pedirme perdón . Pero como no lo hizo, le dije “ahí tenís tu trapo culiao, sale de aquí español y la conchetumare”. Y cuando terminó el partido, alguien me dice “huaso, qué hiciste hueón, te hiciste famoso pal mundo, saliste en la pantalla gigante del estadio agarrando a chuchadas al español”. “No, hueí, puta que la cagué”. Y me dicen “oye, hueón, no sabís na que anularon el gol de Honduras!” jejejeje. O sea, todo lo que había dicho valía callampa. Yo sufrí mucho por ir al mundial.

¿Sufriste mucho para llegar al mundial?
-Sí. Jugué Kino, el Loto, todos los premios de azar. Perdí mucha plata, como 150 lucas, para tratar de ganarme algo. Pero no gané nada. Después intenté vender banderas, pero me fue mal. Pedí plata en el paseo Ahumada. La gente se portó bien conmigo, porque sabe que soy el mejor hincha del mundo. No soy delincuente, nací chileno, me casé por las dos leyes, tengo dos hijos, endeudado pero igual le di educación a mis hijos… Soy un hincha profesional que se dedica cien por ciento a esto, y lo que hago no lo hace nadie en el mundo.

¿Ser hincha es una profesión?
-Sí, porque la tenís que hacer bien. Es una profesión no pagada, no rentable, pero tenís que hacerla bien. Los hinchas alientan a la selección y uno gana mucho como hincha.

¿Qué ganaste?
-Gané amigos. Como el doble de Sampaoli, el doble de Suazo; como el Chupallita Fuentes, que se pone la camiseta, aunque sea enfermito mental, como dicen algunos.

Huaso con Mohicano

Tú has salido a defender los líos de faldas de los jugadores y les prestaste ropa para el bautizazo.
-Para mí, el que cometió el error, fue don Claudio Borghi al darles permiso. Cuando ese niño crezca, va a decir “pa qué me bautizaron si por la culpa mía echaron a mi papá de la selección”. Pero también es verdad que estamos yéndonos en contra de las leyes cristianas. Porque el bautizo es un sacramento que todos tenemos que presentarnos frente a eso. Y nadie te puede impedir hacerlo. Por mí, que no les deberían haber dado permiso. El huaso Lalo es entrenador de la selección y lo lamento mucho por Valdivia pero no va al bautizo de su hijo. Pero se les dio el permiso y, como están en su casa, pueden hacer lo que quieran: emborracharse y empelotarse si quieren. Por eso es los defendí, porque les dieron permiso.

¿Tienes contacto con los jugadores?
-Sí, pero no me gusta molestarlos. Pero todos son simpáticos. Pero hay dos que son buena onda conmigo, que me saludan bien, Marcelo Díaz y Claudio Bravo. Los otros piensan que los hinchas les van a pedir plata. Se asustan cuando ven al hincha, porque ganan mucho dinero, pero no es así. No todos los hinchas son iguales. Nunca me he acercado a un jugador para pedirle nada. No tengo por qué hacerlo.

¿Crees que de repente están más pendientes del peinado que de mojar la camiseta?
-Es que es bonito que se peinen. Tú misma te haces un peinado hermoso y después sales a la calle pa que te lo copien todos. No quieres pasar desapercibida. Quieres que todos te miren. Arturo Vidal tiene un peinado extraordinario. Bacán. Yo me lo haría. Y el de Sampaoli, también. Si Sampaoli clasifica al mundial me voy a pelar al cero como él. Y, lo dije, por el sudamericano de la Sub 20 me iba a hacer un mohicano, porque me gustan los mohicanos

Más raro que huaso con mohica.
-Pero bonito. Un huaso con espuelas bailando con un mohicano, lindooo lindoo.

¿Qué te parece Sampaoli?
-Era uno de los llamados a hacerse cargo de la selección si Claudio Borghi se iba. A mí me encantaría ser entrenador de la selección. Es mi sueño.

¿Qué harías?
-A los jugadores no los dejaría salir de la concentración ni a misa. Los tendría a puro ejercicio, régimen de comida, sin ir a discos, sin farándula, sin nada. Sería peor que Bielsa. Porque Marcelo no consiguió nada. Yo sería campeón mundial, porque Huaso Lalo quiere ser campeón mundial, rechuchatumareee.

¿Te gusta la política?
-Soy patriota, no como Pinochet, que era dictadura, sino que amo mi patria por sobre todas las cosas. Mi único partido político es amar a mi bandera. Doy mi vida si fuera necesario por defender mi patria. Nací en esta patria hermosa. Soy chileno de corazón. Por mi sangre corre la sangre de los guerreros araucanos que nos ayudaron a ser patria libre. Estuve a punto de morir en Mendoza por defender mi bandera. De hecho, casi doy un ojo, pero gracias a Dios me dio la luz y no lo perdí cuando me sacaron la mugre.

¿Por qué te pegaron?
-En tuiter, los mismos argentinos me dijeron que me pegaron por ser chileno hijo de puta conchetumare. Y eso me dolió tanto tanto. Yo amo esta patria y me encantaría ser algún día presidente de Chile.

¿Que harías?
-Sería fabuloso. A los políticos les falta amor a la patria. Como nacen en cuna de oro, se olvidan del pueblo, Si yo fuera presidente, los niños tendrían educación libre y gratis. La medicina sería gratis. Y me arreglaría todos los dientes.

¿Qué piensas del Huaso Peregrino?
-No es el único huaso. Además que el peregrino es uno solo y se llama Jesucristo. Se dice llamar huaso peregrino, porque camino unos kilómetros, pero no caminó por todo el país, porque lo llevaban en auto. Pero no me va ni me viene el huaso peregrino. Me da lo mismo.

Para el funeral del Sapito Livingstone, te acusaron de impertinente. Te cruzaste en el féretro y te pusiste a tocar tu trompeta cuando estaban todos en silencio.
-Obvio. ¿Por qué no lo iba a hacer? A Sergio Livingstone lo vi por televisión, nunca lo vi en persona y siempre quise conocerlo. Estuve a punto de conocerlo en Mendoza, pero nunca di con el hotel, porque estaba más preocupado de la selección. Y cuando fallece, me viene una pena enorme, porque no lo pude conocer en vida. Entonces, tenía que estar en su funeral como sea.. Tenía que estar ahí para tomar el cajón, enterrar el cajón y llorar con él en el cajón. Ese era mi despido. No me interesaban los demás. Y ahora nadie me puede quitar el que yo haya colocado la bandera chilena en el cajón del Sapito. Él se merecía eso y mucho más.

Temas relevantes

#Huaso Lalo#Selección Chile

Notas relacionadas

Deja tu comentario