La ministra de Educación Carolina Schmidt salió al paso de las críticas que hicieron públicas los estudiantes debido al viaje de vacaciones que hizo a Italia en la misma semana que la Confech convocó a un paro nacional y en que se realizaron los desalojos de los colegios en toma previo a las elecciones primarias.

La ministra confirmó que ese 26 de junio tenía un compromiso familiar irrenunciable. “Desgraciadamente nadie podía reemplazarme en un compromiso hecho a mi familia mucho antes de asumir como ministra de Educación, porque este 26 de junio cumplí 20 años de matrimonio. Hay momentos en la vida de una familia donde uno no puede faltar porque nadie la puede reemplazar”.

Además, Schmidt dijo que “la vida política tiene importantes costos para la familia, especialmente para una mujer y uno tiene que tomar las decisiones importantes para la familia cuando son necesarias”.

Para concluir, la cuarta ministra de Educación de Sebastián Piñera manifestó que estaba en el “servicio público porque creo en que la vida de la política y la familia se deben poder compatibilizar. Es eso lo que realicé en mi trabajo en el Sernam, es eso también lo que voy a hacer en mi trabajo en el Ministerio de Educación, porque creo que uno tiene que ser consecuente siempre en lo que dice y en lo que hace”.