La compañía transnacional Barrick Gold Corporation espera retomar la construcción en territorio chileno del proyecto minero Pascua-Lama, después de completar, a fines de 2014, las exigencias ambientales dispuestas por las autoridades para la explotación que se pretende desarrollar en una zona cordillerana de la Provincia del Huasco, en el límite con Argentina.

Mediante un comunicado desde Toronto, Canadá, Barrick informó “que el fallo de hoy de la Corte de Apelaciones de Copiapó requiere que la compañía complete el sistema de manejo de agua de Pascua-Lama de acuerdo al permiso ambiental del proyecto y aprobación de la Superintendencia de Medio Ambiente antes de retomar las actividades de construcción en Chile”.

“La compañía sometió un programa de obras y actividades para construir el sistema de manejo de agua, sujeto a la aprobación de las autoridades regulatorias chilenas y en cumplimiento con las condiciones de permisos, a ser completado a fines de 2014, después de lo cual Barrick espera retomar las actividades de construcción pendientes en Chile”, precisa el texto.

El fallo responde a un recurso de protección presentado en septiembre de 2012 por cuatro comunidades diaguitas. Barrick aseguró que “está trabajando de manera diligente para cumplir todos los requerimientos regulatorios del proyecto”.

La iniciativa minera se desarrolla en territorios chilenos y argentinos e involucra la explotación a rajo abierto de un yacimiento de minerales de oro, plata y cobre, con un monto de inversión estimado de 950 millones de dólares, siendo ejecutada por la Compañía Minera Nevada S.A. en Chile, y Barrick Exploraciones Argentina S.A. y Exploraciones Mineras Argentinas S.A., en el vecino país trasandino.

El área del proyecto se ubica entre los 3.800 y 5.200 metros sobre el nivel del mar. Por el lado argentino se encuentra en el departamento de Iglesia, provincia de San Juan y por el lado chileno está localizado en la cabecera de la cuenca del río El Estrecho.