Vía Husmenadoporlared.com

Mientras se realizaban unas excavaciones en las obras de construcción de una carretera cerca de Gliwice, Polonia, los trabajadores se llevaron una sorpresa. Descubrieron lo que parecía un antiguo cementerio.

Cuando se personaron los arqueólogos en el lugar descubrieron que efectivamente, se trataba de un cementerio, pero un cementerio muy particular. Un cementerio de vampiros. Los cuerpos en él enterrados habían sido decapitados y sus cabezas estaban colocadas entre las piernas.

El decapitar a un presunto vampiro era una práctica habitual en la Europa medieval. De esta manera se aseguraban que los muertos siguieran muertos. Otro hecho curioso es que junto a los esqueletos no se encontró ningún tipo de pertenencia terrenal: Ni hebillas, joyas o correas.

Aun es pronto para saber con seguridad su antigüedad, pero se estima que los restos podrían datar del siglo XVI.

Este descubrimiento ocurre u año después de que los arqueólogos descubrieran en Bulgaria los cadáveres de dos ‘vampiros’ en excavaciones realizadas en un monasterio cerca de Sozopol, junto al Mar Negro, ambos con más de 800 años de antigüedad y cuyos cuerpos estaban atravesados en el pecho con pesadas varillas de hierro.

Un portavoz del Museo Bozidhar Dimitrov de Bulgaria dijo que se han encontrado hasta 100 “cadáveres de vampiros” en el país en los últimos años.

Sigue leyendo acá