Vía CookingIdeas

Es posible que el ritmo de crecimiento de la población en nuestro planeta está disminuyendo. Le tomó al mundo 13 años el crecer de 6 a 7 mil millones de personas, pero solamente 12 años llegar de 5 a 6 mil millones de personas. De hecho, algunos estudios consideran que el mundo nunca tendrá más de 9 mil millones de personas vivas simultaneamente.

La realidad es que, aunque las posibilidades de que existan problemas de esa naturaleza existen, es muy poco probable que nos encontremos en una situación de emergencia como en alguna película distópica. Aún así, algunos de estos países, como si de Children of Men se tratara, están intendo implantar medidas e incentivos bastante raros y sobre todo ridículas para lograr incrementar la tasa de natalidad local.

1. Singapur y Mentos

En agosto de 2012, el gobierno de Singapur junto a nada más y nada menos que Mentos, crearon una campaña publicitaria llamada “La Noche Nacional” por medio de la cual alentaban a las parejas a que el patriotismo “explote” y ayuden a que la tasa de natalidad del país aumentara del 0,78% niños por mujer actual. La campaña se hizo viral:

Singapur también ha impuesto medidas sobre el número de camas individuales que se pueden construir para disminuir la vida de soltero y aumentar las situaciones en pareja.

2. Corea del Sur obliga a sus empleados públicos a trabajar menos

Corea del Sur tiene una tasa de natalidad relativamente baja en comparación con otros países primermundistas, 1,2 niños por mujer. Además de ayudas gubernamentales para la educación de los niños, el estado ha implantado el “día familiar”. Una vez al mes todas las oficinas públicas apagan las luces a las 19:00 en punto, para incentivar que sus empleados públicos trabajen menos ese día, se vayan a casa pronto y estén más tiempo con sus parejas, en un intento (casi desesperado) de que tengan relaciones sexuales.

3. Rusia, los bebés, los frigoríficos y los coches

Rusia es un caso un tanto extremo. Desde los 90s su población ha ido en decrecimiento por bajas tasas de natalidad y altos índices de mortalidad, en gran parte influenciado por el consumo de alcohol. Para combatir la tendencia el gobierno ruso implantó el Día Nacional de la Concepción, en el cual se les daba el día libre a las personas, y si una mujer tiene hijos ese mismo día puede llegar a ganar frigoríficos, coches y dinero.

En su campaña presidencial de 2011, Vladimir Putin prometió destinar 35 mil millones de euros a esfuerzos para elevar la natalidad del país en un 30% durante los 5 próximos años.

4. Japón y los robots

La tasa de natalidad de Japón es tan baja que estudios han determinado que si la tendencia continua, en mil años desaparecerán los japoneses. 1,39 niños por mujer y la población de tercera edad a punto de superar a los jóvenes. De hecho en 2012 se vendieron más pañales para adultos que para bebés.

En un intento de mejorar las cifras, estudiantes de la Universidad de Tsukuba han inventado un robot que se comporta como bebé, llora, moquea, se rie, y responde a ciertos estímulos para calmarse. El objetivo es despertar emociones parentales que logren que la tasa de natalidad mejore. Lamentablemente el robot es tan feo que pocas ganas quedan de tener hijos.

Revisa el resto haciendo click aquí.