Carlos Larraín frente al fatal atropello ocasionado por su retoño: “Voy a defender a mi hijo como gato de espaldas”

El presidente de RN, en una entrevista publicada por el diario La Segunda, exculpa a su hijo Martín de acciones que incluso han sido reconocidas por él mismo en su primera declaración judicial. Así, por ejemplo, afirma que Martín Larraín Hurtado sólo bebió dos copas de vino en las horas previas al fatal atropello de Hernán Canales y que luego no tomó, a pesar de que en el testimonio del joven de 24 años, que publicó The Clinic Online, éste asegura que “después del accidente, el día 18 , me tomé unos ponches y unas piscolas”. Además el legislador acusa a los medios de comunicación de querer perjudicar a su hijo.

En una entrevista publicada por el diario La Segunda, el presidente de RN, Carlos Larraín, se refirió al atropello protagonizado por su hijo menor, Martín, de 24 años, la madrugada del pasado 18 de septiembre en Curanipe (Región del Maule), y que provocó la muerte de Hernán Canales, y aseveró que “voy a defender a mi hijo como gato de espaldas, pero no he hecho ni voy a hacer nada malo”.

El parlamentario sostuvo que cuando se enteró del evento -en que Martín Larraín Hurtado dio muerte a Canales y luego se dio a la fuga- estaba “muy golpeado, porque el chiquillo es muy tranquilo, entonces creo su versión de los hechos”, pero que enseguida su rabia se trasladó hacia la prensa que dio cuenta del hecho, “doblemente golpeado por la conducta de algunos medios de comunicación que simplemente quisieron hacer escarnio de un joven de 24 años porque lleva el apellido mío”.

En esta línea, manifestó que “algunos medios han dicho que bebió antes, durante y después y eso es totalmente falso. Él ha admitido que se tomó dos copas de vino a las ocho de la noche de la víspera, pero eso no lo convierte en un ebrio. Estaba totalmente a cargo de su persona cuando conducía este jeep del año 80”. La defensa del legislador, sin embargo, no calza con lo declarado por el propio Martín Larraín Hurtado a la fiscalía. Según el testimonio, al que tuvo acceso este medio, Larraín Hurtado afirma haber bebido dos copas de ponche, previo al incidente, y “después del accidente, el día 18 , me tomé unos ponches y unas piscolas”. Es decir, sí bebió después de haber atropellado a Canales. Más aún, según la versión del llamado “cuarto ocupante” del vehículo, Matías Villela, el carrete de la jornada no era precisamente tranquilo: transportaban un bidón con seis litros de pisco puro.

No obstante, el senador Larraín, insiste en la inocencia de su hijo. “Se le quiere endilgar un crimen siendo que es falso o al menos no hay ninguna prueba en mano de los acusadores para probarlo. Mi hijo va a cargar con la muerte del señor Canales y eso ya es muy duro para él”, concluye en La Segunda.

Comentarios