Como una práctica habitual se convirtió en Egipto las bodas temporales entre adultos millonarios y niñas y adolescentes de ese país. Las familias pobres pactan los matrimonios de sus progenitores por 320 euros, aproximadamente, sobre todo en sectores rurales como Hawamdeya, Fayum, Badrashein o Abu al Nomros. La mayoría de los futuros maridos son turistas de Arabia Saudita, aunque también los hay de Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Jordania, Kuwait, Libia y Yemen.

Según El Confidencial, la cantidad de dinero que reciben los padres al firmar el contrato de matrimonio de sus hijas depende de su juventud y de su virginidad. Además del color de su piel.

Puedes seguir leyendo esta noticia acá…