El ex fiscal Alejandro Peña, defensor de los oficiales del OS-7 de Arica acusados de tráfico de drogas y asociación ilícita, aseguró que tras revisar los antecedentes no existen pruebas que inculpen a sus defendidos.

El abogado señaló que “me he reunido largamente con mis representados y hemos revisado la totalidad o la gran parte de los procedimientos cuestionados y no se observa que se haya cometido algún delito de los cuales se les está imputando, tan grave como es el tráfico de drogas”, según indica el diario La Tercera.

“No hay ningún elemento contundente, incriminatorio, que de cuenta de que ellos formaron una asociación ilícita que se dedicaba al tráfico de drogas”, señaló el ex fiscal estrella del caso Bombas.

El jurista señaló que va a trabajar “con una profunda fuerza profesional para determinar cuáles han sido los móviles de dejar presos a quienes han luchado incansablemente en contra del tráfico de drogas durante largos años en sus deberes profesionales y que hoy estén en libertad aquellos sujetos que han sido sorprendidos cometiendo el tráfico de drogas”.

Además Peña señaló que sus defendidos “están muy fortalecidos y esperanzados, con la conciencia muy tranquila” aunque afectados por el tema mediático.

“Ellos han dedicado toda una vida, en forma incansable, a luchar en contra del tráfico de drogas en condiciones climáticas adversas y no es posible que en su actuar se les vincule al tráfico”, señaló su nuevo defensor.