El ministro de Salud, Jaime Mañalich, pidió perdón luego de que un paciente perdiera el pulmón que le iban a transplantar en el Instituto Nacional del Tórax por falta de anestesistas. El secretario de Estado dijo esta mañana en la Moneda que “pedimos perdón a esa familia tanto de donantes como de receptores por esto que ha ocurrido” y agregó que es “una vergüenza para para nuestro programa de trasplante” según consigna La Tercera.

El procedimiento quirúrgico no pudo llevarse a cabo, ya que no había personal especializado en el recinto hospitalario, lo que finalmente provocó que el pulmón perdiera sus condiciones de preservación y no se pudiera utilizar para el reemplazo del órgano del paciente.

En sus palabras “lo que ocurrió ayer fue que habiendo cirujanos, habiendo pabellón, habiendo todas las facilidades para haber podido trasplantar a este paciente y haber dado buen uso, finalmente se perdieron”, expresó. Y dijo que “realmente es una vergüenza para nuestro programa de trasplante por el cual hemos trabajado intensamente todos estos años”.

El secretario de Estado también se refirió a que “desgraciadamente en este hospital es muy difícil trabajar en horario extendido, a pesar de ser un centro de trasplante de referencia nacional, porque ha habido una dificultad permanente con los anestesistas que trabajan allí y que no han permitido que entren otros profesionales”, dijo.

Con respecto a la solución que dará el ministerio a las familias Mañalich dijo que las medidas “debe tomarlas el director del hospital conjunto el subsecretario de redes asistenciales, Luis Castillo, entiendo que es un tema que van a conversar hoy”, explicó.

Vea también
Una cosa poca: Demanda de anestesistas en contra de Jaime Mañalich aumenta a 8 mil millones de pesos

Chilean Way: Trabajadores del recién inaugurado Hospital de Maipú se van a paro indefinido