Una vuelta de carnero monumental se tuvo que dar el ministro de Salud Jaime Mañalich, luego que se disculpara con los anestesistas de Chile para evitar una demanda en su contra tras decir hace unos meses que eran “una vergüenza”.

La reunión entre el titular de Salud y el presidente de la Sociedad de Anestesiología de Chile, Marco Guerrero, se dio esta mañana, donde debatieron propuestas para mejorar el grave déficit de estos profesionales en el sistema público.

De esta manera, según consigna Cooperativa, el secretario de Estado hace las paces con el gremio, quienes habían recurrido a la justicia alegando “vulneración a la honra”.

En septiembre el locuaz Mañalich manifestó que “los anestesistas son en Chile hoy una vergüenza para la profesión médica, y lo digo con todas sus letras: es un escándalo, quieren cobrar oro por su función”.

Ahora, en un tono mucho más calmado y pacífico, el doctor dijo que “reconozco el trabajo de los médicos anestesistas” admitiendo que sus dichos fueron “exagerados”.

El gremio agradeció el acercamiento con Mañalich y anunció que la acción judicial ya no seguirá en curso.