El diputado electo Gabriel Boric le respondió al dirigente DC Genaro Arriagada, quien ayer dijo a El Mercurio que existía una “beatería” respecto a la imposibilidad de cuestionar a los movimientos sociales, “pues todo lo que hagan es bueno y sus críticos unos reaccionarios. Con ese criterio se intenta descalificar la crítica a los grupos ecologistas, a los que demandan asambleas constituyentes, a los que cuestionan la gratuidad total en educación. La función es escuchar esas demandas y ordenarlas en un proyecto nacional. No negarlas, sino ordenarlas”.

El rostro histórico de la Concertación dijo además que percibía una “superioridad moral” en algunos dirigentes estudiantiles. Al respecto Boric dijo a El Mercurio que entendían que los movimientos sociales podían ser cuestionados, pero que había una diferencia: “A diferencia de la vieja clase política, estamos acostumbrados a debatir públicamente y no entre cuatro paredes”, dijo.

El ex dirigente habló sobre la “vieja Concertación” y subrayó la equivocación al “equiparar al movimiento estudiantil a grupos de presión como los empresarios o la iglesia”. A juicio del honorable, esto último refleja “desesperación ante el fracaso social en las ideas que ellos defienden”.