Sin tregua continúa el fuego cruzado entre Hugo Gutiérrez y Fulvio Rossi por la designación del socialista Mitchel Cartes como intendente de Tarapacá, quien está sumariado por eventuales irregularidades durante su desempeño en el MOP.

Frente a los cuestionamientos sobre su idoneidad para el cargo hechos por el diputado comunista por la zona, Rossi ahora aseguró que existe “una clara finalidad política” de su parte, puesto que “el diputado Gutiérrez quiere ser senador y quiere que su intendente sea comunista”.

“Mitchel Cartes ha sido parte de una operación despiadada de demolición de su imagen pública”, expresó el senador PS, apuntando a que la propia fiscalía señalaría que los sumarios en su contra no tienen “ninguna importancia”.

“Lamento mucho que ese sea el estilo de un diputado comunista, y espero que esa no sea la impronta del partido al interior del futuro gobierno“, continuó Rossi, adjudicando la defensa que ha hecho el PC a la postura de Gutiérrez a que “a lo mejor no saben gobernar porque es la primer vez”.

“Seamos claros, el objetivo del diputado Gutiérrez soy yo, quiere ser senador y quería un intendente comunista a su pinta”, concluyó el ex timonel PS.

Frente a ello, Gutiérrez respondió, en declaraciones a El Mercurio, que “si saber gobernar es ser cómplice de delitos yo no estoy para eso, y si ser leal con un gobierno es guardar silencio, yo tampoco sé hacerlo”.

A su vez, el abogado acusó que Rossi defiende a su correligionario porque “quiere poner a alguien cercano en la Intendencia de Tarapacá para que le pavimente su campaña senatorial”, agregando que su actitud “no tiene ninguna finalidad política porque yo no he criticado nada, yo he dado a conocer datos de la realidad”.

“Las malas prácticas políticas son las que él realizó durante los gobiernos de la Concertación cuando fue parlamentario, por eso ya no es una persona que tenga influencia alguna en Tarapacá, donde es rechazado mayoritariamente”, sentenció.

Vea también La lista de condoros en las designaciones de Bachelet para su próximo gobierno