El diputado integrante de la Comisión de Hacienda, Marcelo Schilling, abordó las críticas que enfrenta por parte de la derecha el proyecto de reforma tributaria presentado por el gobierno de Bachelet, sobre las que hace unas semana señaló que tenían un “ingrediente de lucha de clases”.

“De tanto que se le ha dejado citar y tanto que se le ha echado tierra al pensamiento de Carlos Marx, como que se había olvidado esto. Ahora ha resucitado en todo su esplendor y vemos a los ricos arrinconados en sus castillos, tratando de resistir estas hordas que quieren tomar por asalto al futuro y que piden justicia. Un espectáculo que vemos cotidianamente en la Comisión de Hacienda y que lo veremos en la sala”, dijo ahora en entrevista con La Tercera.

Para el jefe de los diputados socialistas, existe “ofuscación” ante la implementación del programa de la Nueva Mayoría, asegurando que “lo que más les molesta es que se está haciendo con respeto absoluto a la legalidad y no tienen cómo llamar a un golpe de Estado, esa es la verdad. No hay pretexto, todos vamos respetando las normas del juego”.

En esa linea, el parlamentario planteó que el Gobierno no utiliza las “pillerías y resquicios” que habrían existido durante el período de la Unidad Popular, como “las tomas de fábricas”.

“No fueron las adecuadas y sirvieron de pretexto para el golpe de Estado. Pero ahora, nada de eso hay. ¿Dónde están los resquicios legales? No hay”, sentenció.

“Yo me guío con una cosa esencial: el programa es una carta de navegación. Los que dicen que el programa es sagrado, es una forma de descalificar el asunto. Yo les pediría que no sean ofensivos, porque aquí hay nuevos beatos que creen en la ortodoxia del modelo neoliberal, que sólo ha dado concentración de la riqueza”, concluyó Schilling.