Gabriel García Márquez, periodista y escritor ganador del premio Nobel, falleció este 17 de abril en México. Autor de grandes obras de la literatura universal, como “El Coronel no tiene quien le escriba” o “El amor en los tiempos del cólera”, dejó muchos mitos y curiosidades en torno a su persona.

El sitio RT recopiló algunos de estos, como lo es su gran gusto por las flores amarillas, las cuales, según Gabo, le daban buena suerte.

La visa a Estados Unidos

El país norteamericano le negó muchas veces la visa a Gabriel García Márquez, posiblemente por su estrecho vínculo con Cuba y Fidel Castro. Recién fue durante el gobierno de Bill Clinton que se le permitió el ingreso. Clinton, gran fan de Gabo, ha dicho que su libro favorito es “Cien años de soledad”.

Le salvó la vida a Fidel

Dice el mito que Gabriel García Márquez salvó la vida de Fidel Castro. Esto se debe a que se tenía planeado un atentado en contra del líder cubano cuando este viajaba en auto, pero al ser acompañado por García Márquez se canceló la operación.

Mala suerte

Así como decía que las flores amarillas traían buena suerte, el escritor sostenía que los frac, las flores de plástico, los pavos reales y los caracoles detrás de las puertas llamaban a la mala suerte.

La historia detrás de “Crónica de una muerte anunciada”

Una de sus obras más conocidas, “Crónica de una muerte anunciada”, está basada en hechos reales ocurridos en el año 1951. Gabriel García Márquez quería plasmar esto en un texto periodístico, algo que no le fue permitido por la familia del fallecido. 27 años más tarde escribió sobre el tema, pero esta vez en forma de novela.

Las penurias del escritor

El Hotel de Flandre, en París, albergó a García Márquez cuando este se encontraba escribiendo “El coronel no tiene quien le escriba”. Lo trasladaron a la buhardilla y no le cobraron alojamiento, ya que justo en ese periodo había sido despedido de El Espectador luego que el golpista Gustavo Rojas Pinilla llegara al poder. Luego, en el mismo hotel, Vargas Llosa escribiría “La ciudad y los perros”.

El libro que nunca llegará al cine

Gabo no tenía problemas con llevar sus películas al cine, incluso participando como guionista. De todas formas, siempre aseguró que “Cien años de soledad” nunca sería adaptada para ese formato. Los motivos nunca los sabremos.

¿Quieres leer otras más? Continúa en el sitio de RT.