Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Libros

3 de junio de 2022

«Fue un capricho»: destapan desconocida historia de 15.000 libros de Gabriel García Márquez que Pinochet ordenó quemar

La historia de los 15.000 libros de García Márquez que Pinochet "quemó" Captura Youtube

El libro "La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile", escrito por García Márquez, sufrió la expresa orden de Pinochet de ser quemado según reveló el entonces editor Arturo Navarro en conversación con la BBC.

Por The Clinic

Un 28 de octubre de 1986 se quemaron 15 mil copias de «La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile«, de Gabriel García Márquez, lo que para su editor Arturo Navarro habría sido «un capricho de Pinochet«, según recogió la BBC News.

La historia empieza así: después de un viaje desde el Paben, un barco con bandera panameña atracó en el puerto de Valparaíso. Mientras se hacían los tramites con aduana, la tripulación recibió la noticia del incautamiento del cargamento.

La razón: «Los libros«, 15 mil ejemplares de la obra escrita por el premio Nobel de Literatura que venían desde Buenaventura, Colombia. Estos debían llegar a Arturo Navarro, de la editorial Oveja Negra, quien publicaban los libros de García Márquez en Chile.

Una obra que narraba la odisea que había tenido que vivir el cineasta chileno Miguel Littin, para ingresar a Chile luego de su exilio y que ya había aparecido publicada en la revista Análisis por entregas.

«Yo me enteré de la incautación de los libros dos semanas después porque estaba fuera del país», rememora Navarro para la BBC News. Es por esto que creyó que la incautación era un mal entendido y no un acto de represión, por lo que viajó a Valparaíso.

Intento de rescate

Cuando llegó al edificio militar en un intento por rescatar los libros, se percató de la tensión que vivía el mundo castrense. Un mes y medio antes, el 7 de Septiembre de 1986, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez estuvo a punto de asesinar a Augusto Pinochet en el atentado de Cajón del Maipo.

«Logré hablar con un militar de rango medio al que le pedí que al menos me permitiera devolver los libros a Lima», afirma. «Pero después de hacer un par de llamadas, finalmente me dijo ‘Navarro, no se preocupe, que los libros ya los quemamos'», rememora.

Aunque la versión en los medios era que los contendores estaban en mal estado. Lo que podía explicar la incautación pero no la incineración de los libros.

«Yo sigo sosteniendo que esto fue un capricho de Pinochet: no quería ver un libro, mucho menos después del atentado, en el que básicamente describe cómo le habían metido los dedos en la boca», sostuvo Navarro.

«Capricho de Pinochet»

«Yo sigo sosteniendo que esto fue un capricho de Pinochet: no quería ver un libro, mucho menos después del atentado, en el que básicamente describe cómo le habían metido los dedos en la boca», sostuvo Navarro.

Fue por eso por lo que convocó a una rueda de prensa para informar lo que había pasado y hacer la denuncia ante la Cámara Chilena del Libro. «Yo de verdad no creía nada de lo que me habían dicho. Ni siquiera que los habían quemado», rememoró en la BBC.

Debido a las presiones de un país extranjero, le llegó al cónsul una carta fechada del 9 de enero de 1987, firmada por el vicealmirante John Howard Balaresque. En esta, se confirmaba la incineración debido a que la Dictadura de Pinochet había impuesto «una medida de censura previa» contra el libro de García Márquez por que «transgredía abiertamente las disposiciones constitucionales».

«Ese papel es el único documento oficial que existe en el que el régimen de Pinochet acepta que quemó libros y que lo hizo por censura. Algo imposible de obtener en esos tiempos», contó Navarro.

Notas relacionadas

Deja tu comentario