suicidioA1

La salud mental está cada vez más deteriorada en Chile.

Eso por lo menos es lo que arrojó un Informe de Derechos Humanos de la UDP, que señaló que el 38% de los niños y adolescentes tienen algún problemas siquiátrico.

Según publica la Segunda, en lo que respecta a niños, niñas y adolescentes, el texto 12° Informe Anual de Derechos Humanos de la U. Diego Portales, que se lanza hoy, puso especial atención en tres temas: estado de la salud mental, la falta de una educación inclusiva en casos de discapacidad y la política pública de protección de derechos fundamentales de los menores.

Esa es una de las realidades que recogió el 12° Informe Anual de Derechos Humanos de la U. Diego Portales, que se lanza hoy, y cuyo editor es Tomás Vial, abogado y doctor en Derecho del University College London.

“El 38% tiene algún tipo de problema siquiátrico</a>. Es sorprendente esa cantidad. El análisis que se cita indica que, por ejemplo, en Calama el 18% ha cometido uno o más intentos de suicidio. Son cifras alarmantes. En Chile la tasa de suicidio juvenil se ha duplicado entre el 2000 y el 2010. Hoy es la primera causa de muerte externa de los jóvenes, superando los accidentes de tránsito, dice el editor del texto editor Tomás Vial, abogado y doctor en Derecho del University College London.

En conversación con el vespertino, el experto contó que Chile “no tiene política expresa para la salud mental de los niños. Hay una política general de salud mental. Esto se ve en la ausencia de seguimiento de los programas. Existen tremendas brechas en cobertura. Por ejemplo, 66% de los niños que tendrían alguna patología no son diagnosticados, y no reciben tratamiento. La mayoría no llega a recibir atención en el sistema público. Hay fuertes inequidades, porque Santiago tiene el doble de capacidad ambulatoria y camas de corta estadía que el resto de las regiones.