rosen

“No es la primera ni la última vez que personas públicas establecen vínculos afectivos”, dice el nuevo presidente de Enersis y ex titular de Endesa, Jorge Rosenblut, al abordar la relación que mantiene con la ministra de la Segpres, Ximena Rincón, situación que fue dada a conocer la semana pasada en la sección Top Secret del diario La Segunda.

El ex militante PPD explica que la forma de enfrentar estas situaciones, ante posibles conflictos de interés, es ser transparente.

“Lo importante es que cada uno ejerza los roles y responsabilidades propias de sus funciones. Hemos actuado con transparencia y continuaremos actuando en consecuencia”.

Al respecto, cuenta que la idea de hacer público el pololeo es “porque esto de los rumores cuando eres una persona pública es muy latero. Por eso te digo que hemos actuado con transparencia”.

En la conversación que mantuvo con revista Capital además de hablar de su nuevo rol en Enersis, en reemplazo del histórico Pablo Yrarrázaval, y de su pololeo con Rincón, Rosenblut contó que siempre quiso trabajar en política, pues pese a que cumplió funciones en los gobiernos de Frei y Aylwin “era parte de una tecnoburocracia que fue aprendiendo de política, en parte, por los costalazos que nos pegábamos. Ahí, al poco andar entré al PPD, aunque dejé de militar hace más de 15 años. Y esto de mirar a Boeninger era maravilloso. Yo lo observaba. Él, entre reunión y reunión, se paraba al baño a peinarse, para refrescarse. Yo hoy hago lo mismo (se ríe). No puedo no hacerlo, es una cuestión que ya está en mi ADN”.

En ese sentido, en su reconocida simpatía por la Concertación, se le pregunta si su llegada a la empresa de energía y la de Daniel Fernández fueron estrategias de Enel pensando en lo difícil de sacar los proyectos adelante.

“No puedo responder cuál es el ingrediente para invitarme a mí. Me imagino que los 15 años que llevo en este grupo –diez en Chilectra, cinco en Endesa– pueden tener algo que ver, independiente de otros factores que mencionas. En el caso de Daniel, él es un ingeniero civil extraordinariamente capaz. No me gustaría que esto se vea como que la gente viene a estos cargos porque tiene contactos.

Cuenta además que el foco que se le quiere imprimir a la empresa es “esta visión de que los proyectos deben ser más pequeños, para tomar menos tiempo entre la idea y el momento en que los vatios estén operando, que sean amigables con las comunidades, que respondan adecuadamente a todos los últimos criterios de sostenibilidad y que sean tecnológicamente del siglo XXI. Esta nueva visión trae un pipeline de proyectos que deben cumplir con estas ideas. Y esto nos lleva a trabajar en conjunto con Roma para, de aquí a marzo, tener un nuevo pipeline en el cual sobrevivirán algunos de los proyectos que tenemos y surgirán otros”.