Pentagate: Justicia sobresee a Hugo Bravo por grabación a Carlos Eugenio Lavín

Durante la audiencia el abogado Davor Harasic, quien patrocina al controlador de Penta, reveló que Bravo rompió a “martillazos” el celular con el que hizo el registro digital de la conversación que se llevó a cabo en un su departamento a principios de octubre. El tribunal estimó que el contenido no afectaba “la esfera de la vida privada” de Lavín, coincidiendo con la defensa de Bravo y el Ministerio Público. Asimismo, condenó en costas a Lavín, decisión que puede ser recurrida ante la Corte de Apelaciones de Santiago.

hugo-bravo-penta

El Octavo Juzgado de Garantía de Santiago sobreseyó la investigación por la grabación ilegal que afectaba al ex director de Penta, Hugo Bravo, quien registró una conversación con Carlos Eugenio Lavín, uno de los controladores del holding.

La decisión del tribunal se basó en que los dichos emitidos por Lavín que constan en la grabación no afectan “el bien jurídico” que protege la vida privada.

De esta manera confirmó lo sostenido por la defensa de Bravo, compuesta la abogada Catherine Lathrop y por José Pablo Forteza del estudio de Gonzalo Insunza, no considerando la argumentación esgrimida por el abogado de Lavín, Davor Harasic. Asimismo, condenó a pagar las costas del juicio al controlador del grupo.

En todo caso, Harasic aún puede apelar a esta decisión ante el tribunal de alzada capitalino.

Durante los alegatos, Lathrop y Forteza, indicaron que tanto Lavín como el hijo de éste, del mismo nombre, aseguraron en la fiscalía oriente que la conversación registrada por Bravo apuntó al estado de salud y ánimo del ex asesor, como también a sus reclamos en torno al dinero que le debían como finiquito después de 30 años trabajando en Penta.

Harasic retrucó, señalando que existían diligencias pendientes en la investigación, entre ellas determinar por qué Bravo “destruyó a martillazos” el celular con que registró la conversación con Lavín.

Insistió en que la fiscalía no incautó la computadora donde supuestamente se habría “bajado” el archivo de audio. Harasic también relató que Bravo no era una blanca paloma; que mantenía relaciones con el ex martillero Jorge Valdivia, y que éste ultimo era “un zatrapa de la peor especie”, que actuaba como “secretario privado de Bravo”.

Harasic ocupó como un hecho de contexto para explicar que el “Choclo” Délano y Lavín se enteraron que Bravo se vinculaba con Valdivia cuando se publicó esta historia en el diario La Segunda.

Lathrop rebatió a Harasic, señalando que su cliente trabajó por 30 años con Délano y Lavín y que recién ahora “se dieron cuenta de la existencia de Valdivia”.

“Durante cinco años Penta le pagó a Valdivia, ¿y nadie sabía?” se preguntó la abogada.

Posteriormente el tribunal analizó los hechos a la luz de los artículos 161 A y B del Código Penal y señaló que el contenido carecía de los elementos para ser reconocido como un delito.

Al término de la audiencia, Harasic declinó hacer declaraciones.

Quien sí formuló comentarios fue el defensor de Bravo, Gonzalo Insunza.

Este último declaró “que lo importante es que la fiscalía coincidió con esta defensa”.

Comentarios