Carlos Cabezas, líder de Electrodomésticos: "Hacer música es bastante más obrero de lo que uno se imagina"

Carlos Cabezas, líder de Electrodomésticos: “Hacer música es bastante más obrero de lo que uno se imagina”

Los Electrodomésticos están en auge. Lanzaron a las redes un nuevo EP y ya trabajan en un próximo disco para el 2015. Carlos Cabezas, su líder, habló con The Clinic Online sobre esta etapa de la banda y recordó sus inicios en los años 80, cuando gracias al apagón cultural de la dictadura de Pinochet, los sellos, ávidos de bandas de rock en español, se fijaron en ellos. Además, dijo no estar arrepentido de haber ayudado a la campaña de Bachelet y analizó el escenario social actual. “Los chilenos nos hacemos mierda muy fácilmente”, afirmó.

Carlos Cabezas Los Electrodomésticos, banda fundadora de la onda electrónica en los años 80 en Chile, continúa con su búsqueda musical desde el 2013, año en que lanzaron su primer disco en nueve años: ‘Se caiga el cielo’. Hoy, meses después del reencuentro en un show en el Teatro Municipal, vuelven con ‘El Calor’, un EP de cuatro canciones que ya está disponible en plataformas digitales como Spotity, Portaldisc e iTunes, y que verá su publicación en vinilo (Hueso Records) para el primer semestre de 2015. Esa versión contará además con tres remixes realizados por DJ Raff, Atom Hard y Miguel Conejeros de los Pinochet Boys. En paralelo, Carlos Cabezas, Silvio Paredes y Edita Rojas están trabajando en canciones para un nuevo disco, sucesor de ‘Se caiga el cielo’, con vistas a ser publicado a finales del 2015. ¿Por qué sacar un EP y no un disco nuevo de inmediato? Por calientes, de partida. En segunda instancia para mostrar en el estado en que estamos con nuestro trabajo, que estamos haciendo más temas. Hacer un disco completo nos habría tomado hasta la mitad del próximo año para sacarlo recién a fin de año, entonces, era esperar demasiado. Nos interesaba sacar estos temas que ya habíamos tocado en el Teatro Municipal –concierto del 2013-. Y probar también esta manera de hacer las cosas. Es una apuesta sacar este EP sólo en formato digital y vinilo ¿no? Sí, es una apuesta. Por varios motivos. Por el tiempo que se demora hacer un disco completo y también por probar este formato de EP para ver cómo funciona. Porque ha ido variando la dinámica de la forma en que llega la información a la gente. Ahora las cosas son más rápidas. No sabemos si los discos van a seguir siendo un trabajo de al menos ocho o diez canciones y teníamos estos temas que estaban empujando harto, porque de hecho, los estamos tocando en vivo, entonces como que esto es resultado de que la música misma se abre su espacio naturalmente. ¿Están pensando en hacer un disco nuevo después de ‘El Calor’? Sí, sí. La idea de este EP es que sea un paréntesis para mantener la cosa activa mientras hacemos un disco más largo. Yo creo que podría salir a finales de 2015. De hecho ya estoy haciendo temas nuevos más allá del EP. En esta época de Electrodomésticas están más cercanos a la canción y un poquito más lejos de lo experimental ¿no? Estamos más cercanos a la canción. Ha sido una evolución bastante natural del trabajo que hacemos. Tú pasai por distintas etapas en tu evolución como músico. Tuvimos un tiempo, cuando aparecieron todas estas nuevas tecnologías –música electrónica-, en que nos fuimos por el lado de los ruidos y experimentar, porque realmente era muy provocadora esa sonoridad ¿cachai? Te podías pasar horas con una tecla apretada en un sintetizador porque era demasiado novedoso. Entonces ha habido varias búsquedas, pero cada cierto rato vuelve a hacerse presente muy contundentemente el valor de una buena melodía, de una buena canción, ojalá lo más sencilla posible. La Violeta Parra, por ejemplo, hacía canciones con dos ladrillos y un palo. Las montaba y tienen un poder y un peso que va mucho más allá de la exuberancia estilística o académica que pueda tener un trabajo musical. Yo creo que hay un interés permanente en llegar a ese nivel de síntesis de música, texto y verbo que sea así de contundente. Como los textos de la Gabriela Mistral que en una línea ya te situaba en una atmósfera increíble. Entonces a mí me interesa eso. Yo creo que todos los caminos que he transitado, los boleros, los covers, hasta los mantras, finalmente tienen una resonancia con la búsqueda de ese artefacto de la canción. ¿Cómo definirías la posición que tenían en la industria los 80? ¿Marginales? Sí. Siempre fuimos bien marginales. Pero pasaron cosas que posibilitaron que pudiésemos entrar en la industria. Apareció el rock argentino a rebalsar todo. Soda Stereo, Charly García, entonces la industria que acá estaba en coma, a punto de morir, resucitó y los sellos se entusiasmaron. Y lo de nosotros era raro, distinto, pero había esta efervescencia por volver a escuchar rock en español, porque hasta ese momento llevábamos 17 años escuchando pura música en inglés. Entonces pasamos como colados en este despertar de la industria musical. Es muy probable que en un estado normal de las cosas a lo mejor nadie se hubiera interesado en nosotros porque era muy raro. O sea, de partida no teníamos baterista ¿cachai? Era un lenguaje de presentación totalmente distinto. Es como extraño darle gracias al régimen de nuestra posibilidad, jajaja, pero es probable que en otras circunstancias habríamos quedado afuera por raros. Y hoy ¿en qué lugar de la industria se ubicarían? Ya no somos marginales… pero operamos desde un cierto nivel de margen. Hemos trabajado toda esta última etapa con Hueso Records, el sello de Iván Navarro, que su mirada ya es un poco distinta a lo que se hace normalmente. Utilizamos lenguajes que están dentro de la industria para mostrar nuestro trabajo pero yo te diría que la aproximación aún sigue siendo no mainstream, pero tampoco marginal. Nos mantenemos a una distancia relativa. 'No me digas' ¿Cómo ha sido el trabajo de producción musical para ‘Se caiga el cielo’ (2013) y ‘El Calor’? Trabajamos con Héctor Castillo para el EP y el disco anterior. Castillo es este ingeniero que está en Nueva York hace mucho tiempo y que ha hecho como los últimos diez discos de Phillip Glass. Es un tipo con una oreja muy grande. Como los perros que ven de otra manera, estos ingenieros escuchan de otra manera, como por frecuencia. Entonces ya no es la mezcla que uno hace fijándose en los instrumentos, sino que ellos reconocen otras cosas. Nosotros intuimos donde están las cosas, y ahí veces llegamos a algún lugar pero no nos damos cuenta. Así que trabajar con gente que tiene ese dominio te hace muy bien. Te afirma cosas en las que quizás tú no tenías muy claras. Por ejemplo, el Dave McNair, que masterizó estos dos discos y que también masterizó el The Next Day de Bowie, le preguntó a Héctor ‘quiénes son estos hueones, quiénes son estas personas, increíble el disco’ y Héctor al tiro me llamó y me contó. Ese puro comentario te influye mucho más en tu trabajo que muchas otras cosas. Porque igual siento que a nosotros nos falta darnos cuenta de lo que hacemos bien en algún minuto. O cuando ya estás bien enrielado, y no seguir con esa inseguridad que te hace dar mil vueltas en una misma idea. Ese tipo de cosas te afirma harto la autovaloración de tu trabajo. ¿Te gusta la onda electro actual? Digamos que ustedes son los pioneros. ¿Dices el electro pop? Encuentro que es interesante el abanico de las propuestas que hay. Es interesante también el cambio de humor que hay en la música de no tomarse tan en serio todo lo que tienes que decir. De compartir ideas que no necesariamente quieren transformarle la vida a las personas como en algún minuto en nuestra generación ocurrió. Cuando te parabai delante del micrófono a decirle a todo el mundo cómo tenía que ser, vivir, pensar y todo. Encuentro interesante que la música se haya hecho más doméstica, y que los músicos estén más cercanos a nosotros. No esta cosa que los artistas son hueones tocados por los dioses. El hacer música es bastante más obrero de lo que uno se imagina. Y me gusta lo que pasa con la música acá. Es mucho más amplio de lo que veo que hay en otros países. Has hecho varias bandas sonoras para cine. ‘El Chacotero Sentimental’, ‘No’, ahora ‘Aurora’, la última ganadora del Sanfic. ¿Te gusta esa pega? Sí, es muy interesante para uno porque te saca de tu zona de confort. De repente tienes que hacer piezas de diez segundos, de un minuto, casi nunca tan largas como una canción a menos que vaya en los créditos. Te plantea otros esquemas. Y lo otro es que estás trabajando al servicio de una idea externa y eso también es súper importante porque puedes llegar a lugares donde solito jamás vas a llegar. Por ejemplo, en la música de Aurora, hay un gran mérito del Rodrigo Sepúlveda –el director-, en cómo me contó la película, sus ideas en torno al tema central. Me pidió que fuera lo menos musical posible y que pudiera mostrar el estado interior del papel protagonista, el personaje de la Amparo (Noguera). Y eso ya te plantea en un primer peldaño totalmente distinto a lo que yo haría si llegara a hacerlo solo no más. Me encanta hacerlo. Han publicado sus últimos trabajos con Hueso Records el sello de Iván Navarro en Nueva York ¿qué te parece su trabajo? Me parece muy bien porque es una propuesta distinta, que tiene una pasión propia y un involucramiento personal distinto al que tienen los sellos en general. En el caso de Iván, le da una aproximación media antropológica. Él busca un valor estético distinto en lo que publica a lo que se da normalmente, que es buscar algo que llegue masivamente a la gente. Independiente que cualquier industria necesita sostenerse económicamente creo que Iván le da una mirada distinta que es refrescante. A propósito, Hueso Records publicó el disco Naked Tunes de Leonino (seudónimo de Jorge González) ¿Lo escuchaste? No he escuchado el Naked Tunes de Leonino, jajaja. Me contó Iván que lo presentaron y que estaba interesante. Curioso eso. Es una experiencia distinta. Yo he trabajado con Jorge y debe ser curioso plantarse con un personaje distinto, cantar en inglés, em… valoro el intento. Igual tengo una cierta desconfianza cuando hay mucha estrategia. Se supone que en este caso hay una estrategia para plantarse afuera, pero encuentro mucho más valorable que alguien tome esos riesgos a que no lo haga. Mucho más interesante equivocarse así si es que te vas a equivocar, que quedarse en un status quo. Me imagino que Jorge debe estar saturado de que le pidan las mismas cosas de siempre. Compusiste dos canciones para la campaña de Bachelet. A un año de gobierno ¿te alegra haber aportado a su campaña? Sí, sí, sí. No me arrepiento ni nada. Le creo a ella harto como persona y creo en sus motivaciones. Dentro de las personas que estaban postulando a la presidencia, tenía muy claro que para mí ella era la más cercana a lo que uno puede querer. Evidentemente nadie puede representar exactamente lo que uno quisiera para su país pero lo hice con gusto. Cuando me lo pidieron era muy políticamente incorrecto respaldarla a ella, todo el mundo trataba de tener una aproximación más sofisticada hacia el tema, no sé, pero yo sentía, y todavía lo siento, que ella era una de las personas que estaba más capacitada para el cargo. Una porque ya estuvo en el gobierno, y otra porque se vino de un lugar donde estaba comodísima y sabiendo lo que es ser presidenta de este país se atrevió a hacerlo. Es una apuesta que muy poca gente hace, entonces no estoy para nada disconforme con lo que ha sido su gobierno. Sé que ha sido duro y que ha habido errores, pero estoy contento. 'Sonrisa de mujer', para la campaña de Bachelet Qué te parece la reacción de la derecha, de que se va a acabar el mundo. Es muy desmesurada. En Chile hemos pasado por momentos mucho más complicados que este y ahora nos están vendiendo esta idea de que estamos al borde del abismo cuando en realidad estuvimos abajo del abismo durante muchos años. Es totalmente descontextualizado decir algo así. Siento que nos tenemos muy poco cariño, los chilenos nos hacemos mierda muy fácilmente. No sé cuáles serán las motivaciones pero no es solamente la derecha la que está aserruchando las buenas ideas que andan dando vuelta. Que sabemos que no son fáciles de implementar, que son muchas y que están muy juntas. Entonces nos autoexigimos un montón de cosas que nunca hemos estado preparados para hacer. Nos exigimos la perfección en una reforma educacional, en una tributaria y en las preocupaciones por igualar un poco más el acceso a las cosas, cuando es imposible que salga perfecto. Nos falta querernos un poco más y mirar desde una posición más amplia. Hay que salir de esta pelea tan chica en que todos nos acusamos, con tanta mierda entre medio. Encuentro que estamos medios intoxicados con todo esto. Participaste también de la ley del 20% de música chilena en las radios… Sí, yo creo que la ley es un gesto… porque se supone que las radios actualmente transmiten un 15% de música chilena, entonces subir un 5% no es nada muy fundamental. No va a cambiar mucho lo que pasa con los músicos chilenos, pero sí es un buen signo de que como sociedad nos preocupemos de eso. En Francia por ejemplo, que es una cultura tan potente, y con la palabra libertad en su bandera, fue capaz de darse cuenta que tenía que proteger su industria nacional y ellos aplican desde el 40% hasta el 10% dependiendo si son radios apoyadas por el Estado o no. Yo creo que si ellos se dan cuenta de eso y se protegen, uno es demasiado chico como para pretender dar vuelta el tablero y decir ‘no po, nosotros no necesitamos eso’. Y aparece la Archi que alega sobre la libertad… no hay una libertad cuando el 60% de la torta publicitaria se la lleva un grupo español, PRISA. No hay libertad ahí. A la radio la debería interesar tener más música chilena. Y hay un hecho muy claro: la radio no refleja el boom musical chileno que ha habido. Porque el 15% que se toca hoy integra que Radio Uno transmite música chilena todo el día, entonces no es tan así. Las indicaciones de la Archi eran con nombre y apellido, eran para cagar a la SCD y eso no puede ser. ¿Qué se viene para Electrodomésticos próximamente? Vamos a tocar en El Liguria el 6 de enero y en Concepción para la ceremonia de cierre del concurso de 100 palabras. En todo caso no somos un grupo tan veraniego. Las marcas no nos ven en las playas tocando. Pero nada, yo creo que el próximo año vamos a hacer algunas presentaciones importantes. Nos gustaría tocar de nuevo en el Teatro Municipal porque el lugar es muy potente para montar buenas presentaciones y la gente de ahí es muy amable, te sientes muy bien acogido. Y creo que también es bueno para todos que podamos hacer buenas cosas en ese teatro, usándolo en términos bastante más republicanos de cómo ha sido usado hasta ahora.
Comentarios
Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. -------------------------------- Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. --------------------------------