Tormenta Electrica en Region de Los Lagos

“Puedo oler la carne quemada… y espero por Dios que sea humana”, dijo alguna vez Morrissey sobre el escenario del festival Coachella, al sentir el olor a hamburguesas que salía desde sus locales comerciales.

Por ello, no es extraño que el cantante decidiera ahora cancelar un show porque su organización se negó a acceder a su exigencia de no vender carne, por lo menos durante el día de su participación.

Se trata de una presentación que tenía presupuestado realizar en el Harpa Concert Hall de la ciudad de Reykjavik, en Finalndia, y según consignó el Hollywoodreporteraa, ningún otro espacio estaba disponible para acoger su espectáculo.

“Me encanta Islandia y he esperado mucho tiempo para volver, pero dejo el show por su sed de sangre caníbal come carne”, dijo Morrissey, cuyo segundo álbum con The Smiths se llama, traducido al castellano, “La carne es un asesinato”.

Morrissey es acérrimo activista en la defensa de los derechos animales, y nunca ha tenido problemas para alzar su voz por lo que cree. Hace uno meses, por ejemlo, dijo antes de un show en Madrid que los toreros “se deberían matar entre ellos” y dejar tranquilos a los animales.