chanchos A1

El alcalde de Freirina, Cesar Orellana (PS), aseguró que la empresa Agrosuper desarrolla una “estrategia” para validarse ante la comunidad y presionar a las autoridades para que apoyen la reapertura de la planta de cerdos cerradas por malos olores, luego de que surgiera un grupo que dice representar a un aparte importante de los vecinos.

Según La Tercera, el grupo denominado “Freirina Esperanza” juntó “más de mil firmas” para que la empresa vuelva a la localidad, la que en total posee 5.887 habitantes. Apelando a una supuesta “cesantía extrema” en la zona, sus dirigentes aseguran que Agrosuper “tiene la intención de volver, pero tienen las puertas cerradas de las autoridades”.

“Está claro que se equivocaron, pero tenemos que saber qué es lo que proponen ahora. Es la única empresa que puede darnos trabajo de inmediato y la gente lo está pasando muy mal”, dijo al matutino Olga Pastén, presidenta del grupo.

Sin embargo, Orellana asegura que la planta cerrada “ya no es tema”, y que la “cesantía extrema” que denuncia el movimiento no es tal, ya que en la oficina municipal laboral hay 300 solicitudes de empleo. Orellana señala, además, que las firmas reunidas incluirían a personas que no viven en Freirina.

“Entiendo que el comercio en Vallenar pueda verse afectado, pero debo velar por la gente que me eligió en Freirina. Lamento que se manipule a la gente con un tema tan sensible como es la cesantía para que sean sus voceros”, expresó el alcalde, quien se opondrá “tajantemente” a un eventual regreso de la planta.

“Nadie se ha comunicado conmigo, ni estos dirigentes ni la empresa. Las sesiones de concejo son públicas y tienen las puertas abiertas para acercarse (…) son seis mil personas en mi comuna y no por 70 personas voy a obligar al resto. Soy alcalde de todos los freirinos, no sólo de los comerciantes o de los que antes trabajaban ahí”, concluyó.