manuel cruzat A!

En la declaración que dio ante la Fiscalía, el empresario Manuel Cruzat negó que él y sus hijos tuvieran conocimiento de los más de 100 contratos forward que firmaron sociedades y ejecutivos de sus empresas con el grupo Penta entre 2008 y 2012, con lo que se habrían simulado pérdidas para obtener beneficios tributarios y pagar bonos “por debajo”.

“Conocí esas operaciones el día 28 de enero de 2015 a las 16 horas. Hasta ese momento yo no conectaba las palabras Penta, ejecutivos y forward”, señaló ante los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena, agregando que “mis hijos y otros apoderados firmaron contratos sin saber qué firmaban. Lo hicieron como segunda firma”.

Según consigna La Tercera, Cruzat aseguró que todos los contratos fueron intermediados por parte del grupo Cruzat por los ejecutivos Iván Rojas y Mauricio Pinto, revelando que ambos recibieron pagos personales de Penta para llevar adelante las operaciones.

“Ese día a las 16 horas me fue a ver Iván Rojas y me cuenta que Mauricio Pinto y él habían hecho operaciones forward con Penta. Me dice que ha hecho una lista de operaciones (…) que asumía total responsabilidad, que no estaba en conocimiento del resto de la organización ni de la segunda firma”, relató a los persecutores.

En esa línea, dijo que Rojas reconoció que dichas transacciones se realizaban para “pagar bonos o participaciones a ejecutivos de Penta” y que eran operaciones “calzadas y que dejaban un ingreso para CB (sociedad de Cruzat) del orden del 1%” y que “nunca se había puesto en riesgo la empresa bajo ningún aspecto”.

La declaración es concordante con la que dio el hijo del empresario, Rodrigo Cruzat Valdés, quien en su calidad de apoderado en la sociedad CB Consultorías y Proyectos aseguró al Ministerio Público que nunca leyó “el detalle” de los documentos que firmaba.

“Los contratos se redactaban entre Iván Rojas y Juan Correa. Llegaban ellos o empleados de la compañía a tocarme la puerta de mi oficina y me decían ‘don Rodrigo, necesito su firma’. Yo firmaba todos los días muchos documentos. No recordaba estos contratos con empresas del grupo Penta, me llegaban muchos contratos y nunca leí el detalle de cada documento”, aseveró.

El secreto de la declaración de Manuel Cruzat se conoce dos días después de que el Servicio de Impuestos Internos (SII) se querellara por delito tributario en contra de Délano, Lavín, Bravo y otros ejecutivos del grupo Penta, acción legal en la que no incluyó al grupo Cruzat, aunque sigue evaluando sus operaciones.