manuel cruzat A!

Rodrigo Cruzat Valdés, hijo del controlador del grupo Cruzat, Manuel Cruzat Infante, declaró en forma voluntaria a raíz de los contratos forwards o de “futuros” suscritos con Penta por unos $ 10.000 millones, los que son indagados por supuestamente haberle permitido al holding de “los Carlos” simular pérdidas para descontar irregularmente impuestos.

En el testimonió que entregó a la Fiscalía, Cruzat Jr. aseguró desconocer el contenido de los contratos investigados, pese a que como apoderado de su padre le correspondía firmar los documentos de la sociedad investigada, CB Consultorías y Proyectos.

“Los contratos se redactaban entre Iván Rojas y Juan Correa. Llegaban ellos o empleados de la compañía a tocarme la puerta de mi oficina y me decían ‘don Rodrigo, necesito su firma’. Yo firmaba todos los días muchos documentos. No recordaba estos contratos con empresas del grupo Penta, me llegaban muchos contratos y nunca leí el detalle de cada documento”, dijo según consigna La Segunda.

Asimismo, el periodista de 35 años aseguró no tener noción “sobre si son documentos que den cuenta de una operación real, pero confío en que mi padre siempre actuó de buena fe”. Pese a vivir con su progenitor, además indicó que “no he conversado con él sobre este tema”.

La versión del Grupo CB

Por su parte, la empresa investigada emitió un comunicado en el que señalan que “se nos quiere involucrar con transacciones con instrumentos forwards, todos realizados absolutamente dentro del ámbito comercial y ajustados a la legislación vigente”.

“No queremos seguir siendo víctimas de difusión de información incompleta y sesgada, que produce daños inmediatos e irreparables, aun cuando en el futuro se demuestre que se ha colaborado correctamente”, añade en el texto el Grupo CB.

Aseverando que prestarán “toda nuestra colaboración con el Ministerio Público en lo que se nos requiere”, luego vuelven a criticar la forma en que la prensa ha tratado el tema.

“Haremos solo los mínimos comentarios por los medios, ya que por experiencia propia, estimamos se sacan de contexto e incuso se llega a falsificación ideológica, teniendo altos costos en el desarrollo de nuestras actividades empresariales. Es hora de decir basta y que se impongo el Orden Público Económico”, concluyen.