papa francisco efe

Miembros del grupo asesor del papa Francisco respecto de los abusos sexuales cometidos por miembros del clero indicaron que sienten “preocupación” por la designación de Juan Barros como obispo de Osorno, principalmente por el encubrimiento de los delitos cometidos por Fernando Karadima.

Catherine Bonnet, doctora especializada en siquiatría infantil y parte de aquella comisión, aseguró que se encuentra “muy preocupada” por el caso, añadiendo que “aunque los miembros de la comisión no pueden intervenir en casos individuales, me gustaría reunirme con el cardenal O’Malley y otros miembros de la comisión para discutir el modo de transmitir nuestras preocupaciones al Papa Francisco”, según relata Emol.

Otra de las personas que componen aquel organismo, Marie Collins, quien también sufrió abusos en el pasado, aseguró que la designación de Barros por parte de Francisco “va totalmente contra lo que él dijo en el pasado acerca de quienes protegen a los abusadores”.

“La voz de los sobrevivientes es ignorada, las preocupaciones de la gente de muchos clérigos en Chile es ignorada, y la seguridad de los niños en esta diócesis queda en manos de un obispo acerca del cual existen graves preocupaciones en cuanto a su compromiso con la protección de la infancia”, sostuvo Collins.

La designación de Barros tuvo una férrea oposición por parte de diversas personas por su vínculo con Karadima, aunque él mismo desmintió aquello. Incluso no apareció en su primera misa dominical luego de que el día anterior fuera víctima de una “funa” en su primera ceremonia.

Denunciantes de Karadima indican que Barros no solo tenía conocimiento de los abusos sexuales, sino que muchas veces fue testigo de estos.