valentina saavedra A1

Valentina Saavedra, presidenta de la Fech, tras la finalización de la marcha que convocó a cerca de 100.000 estudiantes en Santiago, pidió la renuncia del subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, producto de sus dichos sobre Rodrigo Avilés hace algunos días.

Saavedra dijo que Aleuy se dedicó a “justificar lo que sucedió con Rodrigo y ahora recién se hace cargo y responde”. Las “declaraciones como las que ha hecho son de una irresponsabilidad importante cuando Rodrigo se debate entre la vida y la muerte”.

Por eso, aseveró, el Subsecretario “debe dar un paso al costado”.

Las declaraciones referidas fueron realizadas el martes 26 de mayo por el Subsecretario, cuando manifestói que “Carabineros tiene un protocolo bastante estricto de cómo comportarse en las manifestaciones. De hecho, estos desafortunados hechos en Valparaíso en la investigación preliminar que hay parece ser un hecho fortuito“.

Más tarde, y ante las múltiples críticas que desataron sus hechos, Aleuy tuvo que desdecirse y aclarar que “en ningún caso puede ser un hecho fortuito, pero nosotros no podemos opinar de eso, será la fiscal la que diga que pasó efectivamente. A mí no me corresponde hacer un juicio con información parcial”.

En la misma línea que Saavedra, el padre de Rodrigo Avilés, Félix Avilés, en un discurso entregado luego del término de la manifestación donde también participó, llamó a un “cambio estructural que pase por asumir la responsabilidad de todos aquellos que están involucrados”. Asimismo, agregó que exigirán “las responsabilidades políticas que hay en estos hechos. Es la única forma que con transparencia miremos de cara al país”, manifestó en clara alusión al rol cumplido por el Gobierno.

Cabe destacar que hoy Carabineros reconoció su responsabilidad directa en el ataque a Avilés con el chorro del guanaco, que produjo su caída. Esto, luego de ver un registro difundido por TVN donde se apreciaba claramente que el chorro dirigido directamente al cuerpo de Avilés generaron su caída.

Avilés, este jueves registró una crisis respiratoria consistente en una neumonía aguda y se mantiene en coma inducido y en peligro de muerte, internado en el Hospital Van Buren.