villegas a1

Si sus dichos respecto del supuesto “pasó la vieja” en el caso Quemados, cuando en el último episodio de Tolerancia Cero estuvo de invitada Carmen Gloria Quintana, fueron replicados fuera de contexto y se levantó una polémica artificial, o si no fue así. Lo cierto es que la cosa ya decantó y aquí dejamos las palabras exactas vertidas por Fernando Villegas con relación a esta indagatoria y a la búsqueda de la verdad, todo esto en medio del llamado hecho hasta por la propia Presidenta Michelle Bachelet.

“Esa espera que tú dices, que estás celebrando de que alguna vez se entregue, yo creo que es una espera que se puede eternizar Carmen Gloria, porque las instituciones, cualquier institución, las instituciones militares, desde luego, no están y nunca han estado interesadas en la la verdad, como primer objetivo, sino que están interesadas en su supervivencia, en sus carreras, en sus presupuestos. Están interesadas en postergar los problemas, en patearlos al futuro y esperar de que se vayan disolviendo con el tiempo, y eso es lo que hacen todas las instituciones”.

Según graficó el sociólogo, “lo hemos visto en Chile hace algunos años cuando hubo estos escándalos con algunos sacerdotes. La iglesia también no llegó inmediatamente a reconocer ninguna cosa ni a aclarar nada, sino que dejó, pateó los problemas y esperaron pagar las cuotas, en cuotas por así decirlo, no al contado. Y  los militares no han sido ni van a ser diferentes en este materia, de manera tal que yo no creo que vayan a haber disculpas oficiales, más allá de algunas frases generales, que ya van a decir que se dijeron, no van a haber ninguna de estas cosas que se asocian generalmente, yo creo que con mucha buena voluntad, pero con poco realismo, a la reconciliación”.

Insistió en que “lo que nos muestra la historia de nuestro país y de cualquier otro, que ha pasado por situaciones muy traumáticas como fue el golpe del 73, en la lección que nos da la historia, es que estas cosas ni se reconocen, ni se perdonan, ni hay reconciliación, ni hay nada.  Lo único que hay con el tiempo es olvido e indiferencia, pasan tres generaciones y ya a la cuarta generación el asunto le parece una reliquia de museo, el asunto pasa a segundo plano y se convierte en material de los historiadores, pero nunca hay, lo que uno esperaría, una especie de tedeum de reconciliación, de la verdad, un reconocimiento abierto, completo y total, siempre es a medias, empujando las cosas, esperando que pase el tiempo, esperando morirse por último muchos de los culpables, esperando estar muy viejos, esperando que se olviden de ellos”.

“Entonces, yo sé que esto suena muy pesimista, pero la realidad es así. Yo en ningún caso, ni un caso Carmen Gloria, y estoy incluyendo lo que pasó en Sudáfrica, en que no haya habido algún tipo de maquinación también para armar una supuesta solución que en definitiva deja mucha gente fuera del escrutinio público y lleva a cabo toda clase de transacciones. Porque una vez más, así como las instituciones particulares pretenden sobrevivir a toda costa, la sociedad en su conjunto también; entonces quien esté de responsable, como pasó acá con la transición, ponen primero que nada eso, y no los casos de agravio como el terrible que sufriste tú o cualquier otro. Lo hemos visto tanto, lo hemos visto muchísimo”.