Allamand y Larraín A1

Andrés Allamand (RN) y Hernán Larraín (UDI) entregaron las rectificaciones de la Alianza a la reforma laboral del Ejecutivo que en este momento se tramita en la Cámara Alta, sosteniendo que estas indicaciones fueron formuladas por la sensatez y no por ideologías.

Como explicó el RN, “son aproximadamente más de 100 indicaciones que pretenden una rectificación muy profunda del proyecto de reforma laboral que actualmente se tramita. El eje central de nuestras indicaciones tiene que ver con resguardar el principio de le actividad de afiliación que se obtiene no eliminando como hace el proyecto del gobierno sino que manteniendo el derecho de los trabajadores a negociar también a través de grupos de trabajadores”, según recoge Emol.

Explicó que estas indicaciones incluyen “establecer una huelga legítima pero proporcionada, lo que se logra mediante el establecimiento del reemplazo interno y de la contratación de nuevo trabadores cuando la empresa no existe personal calificado para realizar las tareas de los trabajadores en huelga. De igual modo, se establece el derecho a reintegrarse al trabajo, como existe en todas las legislaciones del mundo”.

“Nuestra propuesta de huelga está en línea con la de los países desarrollados a la que Chile debe parecerse”, añadió.

Asimismo, Larraín sostuvo que “lo que hemos hecho es lo que le pedimos al Gobierno, nosotros hemos escuchado a los trabajadores, empleadores, a los técnicos, a la calle, a los trabajadores sindicalizados y no, para poder hacer unas propuestas que al final están guiadas por la sensatez, no por los ideologismos ni a tratar de altear el funcionamiento de la fuente de trabajo sino a lograr la protección de los derechos de los trabajadores de una manera armónica”.

Aclaró que la oposición también busca “precisar que la extensión de beneficios deberá hacerse obligatoriamente de común acuerdo entre los trabajadores y el empleador”. De lo contrario, ésta se entregará “a los trabajadores que ocupen cargos o desempeñen funciones similares”.

Además, la Alianza propone “un sistema para la definición de las empresas que deben tener arbitraje obligatorio, llamadas estratégicas, la forma de fijar servicios mínimos y los equipos de emergencia con anterioridad en la huelga y en forma técnica”.

Por otro lado, los senadores fueron enfáticos en que se debe volver a la indicación original del Gobierno -que luego fue removida-, “que establece que la huelga debe ser pacífica y no violenta”.

“Lamentamos que en las negociaciones que tuvo el Gobierno este fin de semana fuera incapaz de establecer algo tan obvio como que la huelga tiene que ser pacífica y no violenta”, expresaron.

Otra de las propuestas de esta bancada es consagrar a las Pymer e instalar “un régimen especial, en conformidad a sus especiales características, a fin de sus procedimientos de negociación sean diferentes a aquellos de las grandes empresas”.

Indicaron que este punto de las Pymes fue suscrito también por legisladores de la Nueva Mayoría como Eugenio Tuma (PPD), Andés Zaldívar (DC) e Ignacio Walker (DC).

Respecto a esto, señalaron que “en los momentos que podemos consensuar con senadores de otros sectores, como los que se han mencionado, hemos llegado a acuerdo. Si el Gobierno no existe en una posición un poco majadera, dominada por ciertos sectores de la Nueva Mayoría será posible salvar esta reforma”, puntualizó el líder de la UDI.

Allamand afirmó que con estas nuevas propuestas -que se suman a las ya impulsadas por La Moneda y la Nueva Mayoría- se mantienen los derechos de los trabajadores, asegurando que “este proyecto alternativo que hemos construido satisface mucho mejor las aspiraciones de los trabajadores que el proyecto ideologizado que el Gobierno insiste en empujar”.

Según él, la propuesta del Gobierno “termina siendo un moño de vieja absolutamente imposible de desentrañar, sus indicaciones son defectuosas porque no corrigen los aspectos de fondo como sí corrigen las nuestras”.

Por su lado, Larraín dijo estar a la espera de discutir sus ideas. “Ojalá que haya tiempo para hacerlo y no nos pasen la aplanadora o pretendan una legislación express”, señaló.