abbott-comision-2015
El viernes The Clinic Online reveló un antecedente hasta ese minuto desconocido para la opinión pública: en la reunión de fines de septiembre en casa del senador Guido Girardi a la que asistió el electo Fiscal Nacional, Jorge Abbott, también acudió el abogado Ciro Colombara, quien al momento del encuentro era parte del caso Caval como representante del síndico de quiebras, Herman Chadwick, y que hoy además tiene la representación de Marco Enríquez-Ominami en la arista Penta-SQM.

Si bien tanto Girardi como Abbott habían reconocido, con anterioridad a la publicación de este medio, el encuentro, ambos omitieron la presencia de Colombara, pese a la relevancia de esta información ya que es incumbente en dos de los procesos más mediáticos del Ministerio Público.

Frente a esta información, el abogado de la arquitecta Cynthia Ross en el caso Caval, Mario Vargas, pidió que Abbott sea citado a declarar ante el fiscal Cristián Paredes, con el fin de esclarecer los contenidos de la reunión y cómo ésta puede afectar la causa.

Lo más complejo para Abbott es explicar por qué tanto él como Girardi olvidaron mencionar que estuvieron con Colombara, aunque, en todo caso, no es primera vez que se dan este tipo situaciones en la repartición autónoma. En abril de 2011, se conoció que un año antes el actual Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, se había reunido con el empresario Eliodoro Matte quien en la época realizaba gestiones a favor del sacerdote abusador Fernando Karadima. El episodio se conoció como “el cafecito”.

Ayer, tras participar en un seminario organizado por la Defensoría Penal Pública, el actual director ejecutivo de la Fiscalía, abordó los cuestionamientos que han surgido por estas circunstancias y manifestó que “todo esto de poner un velo de oscuridad a esta reunión me parece increíble, y además después de que tuve la reunión con el senador, paradojalmente, el senador optó por apoyar a otro postulante”.

En  relación a la presencia del abogado del síndico Herman Chadwick, Abbott explicó que en ese momento Colombara no era abogado de Marco Enríquez-Ominami, sino que sólo participaba en el caso Caval y aseguró que él no tendrá injerencia en las diligencias para investigar al hijo y la nuera de la Presidenta Bachelet: “El fiscal nacional no tiene ninguna participación. Ustedes saben que los fiscales regionales son absolutamente autónomos en el ejercicio de la acción penal, el fiscal no puede dar instrucciones (…) en consecuencia su presencia nada alteraba o no producía ninguna situación que pudiera provocar ni siquiera alguna incomodidad sobre el particular”.

Luego, en su visita a La Moneda para reunirse por vez primera con la Mandataria, Michelle Bachelet, el nuevo titular del Ministerio Público, debió enfrentar otra vez la polémica y dijo que se debía “a un tratamiento oscuro de una situación clara y transparente”. Para el persecutor, esto se explica por “el clima de desconfianza” que impera en el país y por el supuesto “negocio editorial de generar información y polémica respecto de hechos o atribuir intenciones que en verdad no existen en la práctica”.

The Clinic Online consultó a Abbott por qué omitió la información sobre la presencia del abogado Colombara en la reunión, a lo que el nuevo fiscal contestó: “La reunión con Girardi la reconocí desde un primer momento. Nadie me preguntó quiénes más estaban en esa reunión. Si me hubieran preguntado, hubiera dicho quiénes estaban”.

LAS CRÍTICAS
chahuán A1 1
Respecto de la omisión de Abbott, dirigentes de dos organizaciones de funcionarios de Fiscalía, una de ellas cercana a nuevo jefe del Ministerio Público y otra que mantiene un litigio en la Organización Internacional del Trabajo, OIT, aseguraron a este medio que la cita fue un “error”, una “imprudencia” y que provoca “descrédito” a la institución. Desde la ONG Ciudadano Inteligente agregaron que aunque no sea obligación, este tipo de gestiones deben quedar registradas en la página de lobby para evitar suspicacias.

La Asociación de Funcionarios que dirige Claudio Uribe fue la primera en dar una señal de alarma sobre este tipo de hechos. El 13 de octubre emitió una declaración en que pidió “a los postulantes que terminen cualquier tipo de contacto privado con autoridades o personas que puedan influir en la elección”.

Uribe refrenda estas palabras y cuestiona el encuentro de Abbott con Girardi y Colombara. “Todas la reuniones que hubo previo a la elección fueron un error. No tengo idea de qué hacía ahí Ciro Colombara y no dudo de la buena fe, pero ese encuentro fue un tremendo error” sostuvo.

Desde la Federación Nacional de Funcionarios, el vicepresidente, Hugo Olea arguyó que “nos parece imprudente que existan estos casos de reuniones secretas. Lo que ocurre en relación al ministerio público, con este tipo de hechos, es que se genera especulación y descrédito sobre cómo se conducen las investigaciones y eso nos preocupa como funcionarios”.

Ambos además se refirieron en tono crítico a las gestiones que realizó el actual Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, y su equipo en los días previos a la ratificación de Abbott cuando comenzaron a negociar salidas alternativas y juicios abreviados en la arista política de Penta-SQM.

Estos “gestos”, según afirmaron parlamentarios a este medio, incidieron en el apoyo a Abbott por parte de los partidos políticos.

Al respecto, Uribe aseveró que “eso es prudente o no en la medida que se vinculen ambos temas. Es muy difícil distinguir en esta situación si fue adecuado o no, porque la línea es muy fina. La Fiscalía puede plantear en cualquier oportunidad las salidas alternativas, pero es difícil saber qué está pensando la contraparte en una situación así, cómo se interpretan estos gestos”.

Olea acotó que “si eso tuvo alguna injerencia, nos parece lamentable. No debió haber ocurrido esto, plantear estas situaciones que generan un efecto mediático en medio de la elección del fiscal. La designación debió haberse circunscrito a los méritos”.

Sobre el tema, Chahuán ha dicho que no hubo intención de influir en la elección. “Hemos conversado respecto de procedimientos abreviados con varias defensas y también respecto de salidas alternativas con varias defensas”, manifestó hace unos días al tiempo que calificó como una “bajeza” el que a sus tratativas, ad portas de la votación por su sucesor, se les dé una interpretación distinta a la de una casualidad.

CIUDADANO INTELIGENTE: “ES LAMENTABLE”
cocinar reforma
Rodrigo Echecopar, subdirector de la Fundación Ciudadano Inteligente, también abordó la polémica.

Para Echecopar, hay dos temas relevantes que cruzan la elección del Fiscal. El primero es que “es demasiado reducido el espacio formal de diálogo entre el senado y el candidato. Debería existir un mayor diálogo formal, abierto, ciudadano, y no sólo una intervención ante la Comisión de Constitución”. El segundo es que “las reuniones deberían estar sujetas a la ley de lobby, sería fundamental conocer con quiénes se reunió Abbott y cuáles fueron las agendas de esas reuniones, para eso tenemos esa legislación, para usarla”.

El personero agrega que “es un error tener estas reuniones donde o no se informa o se omiten detalles claves”.

“Esas son las formas de relacionarse que generan tanta suspicacia en la ciudadanía. El Ministerio Público, que ha hecho un buen trabajo, no debe caer en errores de esta naturaleza que minan la confianza de la ciudadanía. Deben demostrar que no hay un trato preferencial en un juicio o una investigación”, manifestó.

En este sentido, el experto en transparencia argumentó que “es lamentable que haya sucedido esto. Vimos hace un tiempo cómo en el ministerio de Minería hubo reuniones con importantes empresas y a través de artilugios no quedó registro. Eso no representa el espíritu de la ley y no debería ocurrir lo mismo con Fiscalía”.