sampaoli-becaccece-a1

Era algo que se sabía desde hace algunas semanas. Sin embargo, durnate la jornada en que se llevó a cabo el partido entre Uruguay y Chile, Sebastián Beccacece confirmó su renuncia a la Roja, poniendo fin a 13 años siendo el ayudante técnico del casildense Jorge Sampaoli.

La salida del ahora ex brazo derecho de Sampaoli apunta a que a su edad (34 años) se encuentra con muchas ganas de asumir como técnico con todas sus letras de algún club importante y comenzar una carrera que desde hace mucho tiempo anheló.

Cabe decir que Beccacece no fue el único que dejó a Sampaoli en la banca de la Selección Chilena, ya que también presentaron su renuncia el segundo asistente de don Sampa, Nicolás Diez, además del hombre encargado del tema audiovisual, Francisco Meneghini.

Pese a que aún no hay nada concreto, los rumores apuntan a que Beccacece estaría barajando la opción de dirigir a la Universidad de Chile o a Racing de Argentina.

Por lo pronto el cuerpo técnico de Sampaoli queda un tanto desmantelado y habrá que esperar a que se confirme quiénes serán sus reemplazantes en lo que resta de Clasificatorias.

La renuncia por asuntos profesionales de Beccacece se suma a la partida de Sergio Jadue como presidente de la ANFP, todo esto en medio de la investigación que se lleva a cabo por el caso Soborno en la FIFA y las platas que se habrían recibido por Datisa por los derechos de transmisión de la Copa América.

Según una publicación de El Mercurio, Jadue habría llegado a Estados Unidos para reconocer su participación en los hechos y con la disposición de colaborar.

El asunto, dice El Mercurio amparado en fuentes de la investigación, pasaría por acogerse al beneficio de rebajar la implicancias legales.

“Jadue tenía tres posibilidades: ir a juicio, declararse culpable, o declararse culpable y cooperar con la investigación. Y eligió la tercera salida, un ‘Cooperation and Guilty Plea Agreement’ que, en la práctica, le permite llegar a un acuerdo para reducir la condena que inevitablemente tendrá y cumplirá allá”, dice la fuente del caso en que se apoya la publicación.

En ese sentido, la publicación echó por tierra la teoría de que las circunstancias en que arribó Jadue a Miami no fueron bajo la condición de testigo protegido, pues el caso es cuando alguien presencia un delito y no está comprometido en tal.

El Mercurio dice que Jadue se habría visto acorralado luego de ser delatado por otros de los implicados en las coimas que pagó Datisa.

Cuando estalló el caso, la Fiscalía de Nueva York reveló un documento que advertía que “Datisa acordó pagar 100 millones de dólares en sobornos a oficiales de Conmebol -todos oficiales de FIFA- a cambio del contrato de Copa América firmado en 2013: 20 millones por la firma del contrato y 20 millones por cada una de las cuatro ediciones del torneo”.

A Jadue, los hechos lo involucraban con la recepción de un soborno de 1,5 millones de dólares.

“Nosotros recibimos un millón de dólares de anticipo por derechos de televisión, el depósito fue en 2013, el comprobante está en nuestra federación. Ese pago fue por anticipo de la realización de la Copa América, eso después se descontaba del total”, dijo el ahora expresidente en esa oportunidad.