Gajardo, el fiscal que indaga a poderosos: “Si uno quiere ascender, no es buena idea meterse en estas investigaciones”

El popular persecutor habló sobre el potente legado que le dejó su papá. De hecho afirmó que “cuando mi padre falleció en el año 2011, hice un discurso fúnebre en el que dije que el mayor legado que me había dejado mi padre era no tenerles miedo a los poderosos. En ese funeral había muchas personas de la Fiscalía, y por lo tanto fue evidente que cuando esta causa tomó esta connotación pública esas palabras fueron recordadas”.

carlos gajardo

“Constato como realidad que si uno quiere ascender y alcanzar puestos relevantes, probablemente no es buena idea meterse en este tipo de investigaciones” como los casos SQM o Penta.

Con estas palabras el fiscal jefe de delitos de alta complejidad oriente, Carlos Gajardo, admitió que posiblemente el hecho de conseguir notoriedad pública por su actuar frente a los involucrados en estos casos le pudo haber significado líos al momento de querer crecer al interior del Ministerio Público.

En entrevista con la revista Qué Pasa, el persecutor sostuvo que “en octubre de 2014 me preguntaron qué iba a significar este caso en mi carrera cuando estaba partiendo. Yo contesté que si uno tenía intenciones de ascender en la Fiscalía, probablemente no era bueno tener una investigación de este tipo”.

En esa línea añadió que “la experiencia ha demostrado que los fiscales que han llevado investigaciones relevantes no han logrado posteriormente acceder a cargos más altos en la institución. El caso más relevante, creo yo, es el del fiscal Xavier Armendáriz, que justamente ha sido uno de los profesionales que más han guiado en la manera en que he actuado”.

Sin embargo al ser consultado por su frustrada postulación a la Fiscalía Regional Oriente, Gajardo contestó que “probablemente encontraron que había mejores candidatos, eso es evidente”.

El legado de su padre

En otros pasajes de la entrevista con la Qué Pasa, el fiscal Gajardo recordó la importancia de las enseñanzas que le dejó su padre, como por ejemplo aquella que apuntaba a que nunca había que temerles a los poderosos.

“Todas las personas tienen su historia. En mi caso, el desarrollo de esta causa motivó que algunas personas se interesaran más por conocerme y en eso por supuesto no fue difícil darse cuenta de que en mi vida mi padre tuvo una gran relevancia. Cuando mi padre falleció en el año 2011, hice un discurso fúnebre en el que dije que el mayor legado que me había dejado mi padre era no tenerles miedo a los poderosos. En ese funeral había muchas personas de la Fiscalía, y por lo tanto fue evidente que cuando esta causa tomó esta connotación pública esas palabras fueron recordadas”.

Al ser consultado por si el caso Penta lo cambió como persona o profesional, el persecutor más temido por los políticos indicó que “honestamente, creo que no. Mi vida en lo sustancial sigue siendo la misma que hace dos años”.

Sobre algunos cánticos en conciertos o estadios a su rol jugado en casos de posibles trucherías, Gajardo lo recibe de muy buena manera: “Las veo como consecuencia del trabajo que hemos hecho. Creo que esta causa ha significado mucho, para muchas personas. Entiendo, por lo tanto, que esas personas puedan tener simpatía especial por el trabajo que hemos hecho. Probablemente hay otras que tienen menos simpatía. Acostumbro a decir que nosotros somos simplemente funcionarios públicos haciendo nuestra pega”.

Renuncia al Ministerio Público

Otro de los puntos tocados en la conversación fue la renuncia que presentó en febrero de este año al Ministerio Público, todo esto en medio de las informaciones en torno a que había sido sacado de las investigaciones de los bullados casos SQM y Penta.

En ese sentido Gajardo contó que “hubo una presentación de renuncia cuando se me excluye del caso Penta y del caso SQM específicamente, a partir de ahí la causa fue tomada por el fiscal nacional y a mí lo que me parece es que Sabas Chahuán llevó adelante esta investigación con bastante decisión. Por lo tanto, creo que en el balance lo que hizo fue muy meritorio. Como en todo grupo de trabajo, hay momentos en que puede haber diferencias de opiniones y en este equipo por supuesto las hubo”.

Pese a todo dijo que la relación con Chahuán no se quebró, ya que “no acostumbro a hacer amigos en mis lugares de trabajo. Mis amigos básicamente me los hice en el colegio a los 15 años. Con el fiscal Chahuán lo que tuvimos fue una relación profesional bastante cordial”.

A su vez recalcó que no presentaría nuevamente una renuncia. “La presenté una vez y creo que estuvo muy bien presentada. Le voy a hacer una infidencia: en su momento el propio fiscal nacional Jorge Abbott ha considerado que ese fue un acto relevante para el desarrollo de la institución. Fue un acto que estuvo bien hecho. Mi permanencia en la institución es como todo en la vida, uno está en los lugares mientras siente que es un aporte y mientras se siente cómodo. Hoy me siento cómodo y me siento un aporte y espero que eso siga siendo así por mucho tiempo”, sentenció.

En cuanto al caso Penta, fue consultado si los dueños de la empresa tendrían la misma suerte que corrió Novoa y su juicio abreviado, Gajardo indicó que “no tengo nada que decir a ese respecto”.

Sobre la sentencia a Novoa profundizó que “obtener una primera sentencia condenatoria para nosotros es algo muy relevante: que los hechos que estamos investigando efectivamente son constitutivos de delito”.

Añadió que “estoy convencido de que el resultado que se ha obtenido hasta acá tiene bastante de histórico, es la primera condena que se da en el marco de una investigación por financiamiento ilegal de campañas políticas y eso no es algo que sea baladí, eso forma parte de la sentencia: el fallo establece que estos hechos se dan en el marco de financiamiento ilegal a campañas políticas y, por lo tanto, es una verdad judicialmente establecida”.

“El contenido de esta sentencia específica es la condena por delitos tributarios, pero en todo delito debe desarrollarse la dinámica de cómo y por qué ocurren los hechos. Esto es muy claro en el delito de homicidio, siempre debe explicarse cuál es el móvil que tuvo el asesino para matar, eso forma parte de la verdad que se establece en una sentencia. En este caso es igual. La condena es por delito tributario, pero se establece cuál es el origen y el motivo de esta situación delictiva que es esta evasión tributaria que se da a raíz del financiamiento a campañas políticas. Eso no es una pretensión de la Fiscalía: es un hecho judicialmente asentado en una sentencia judicial”, profundizó.

Comentarios