Rolando Jiménez A1

Esta semana se votará en el Senado un proyecto de reforma a la Ley Zamudio impulsado por la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Alta Jacqueline Van Rysselberghe y otros parlamentarios de la UDI.

Según informó el Movilh en un comunicado, la iniciativa impulsada por el gremiliasmo no considera las propuestas más relevantes que han surgido desde la sociedad civil.

Desde el organismo se destacó que el proyecto de reforma a la Ley Antidiscriminación, se trata de una iniciativa de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Jacqueline Van Rysselberghe (UDI) y de los senadores Juan Antonio Coloma (UDI), Víctor Pérez Varela (UDI) y Manuel José Ossandón (RN), “todos los cuales fueron férreos opositores a la Ley Zamudio”.

El Movilh indicó que el proyecto de estos senadores “contempla 10 indicaciones. Algunas de ellas son positivas, sin embargo, no recogen la demanda por una reforma estructural, por lo que sospechamos de una estrategia para limitar y/o ocultar la sentida petición de transformaciones de fondo que exigimos y proponemos”.

Entre los aspectos positivos, el proyecto de ley de la UDI contempla “mayores menciones al carácter preventivo de la discriminación, dice que el Estado “podrá adoptar medidas especiales” para enfrentar las exclusiones, permite a las víctimas solicitar indemnización y elimina la multa a los denunciantes” indicó el Movilh.

“Este proyecto, sin embargo, mantiene las deficiencias más graves de la ley, no pronunciándose al respecto. Por ejemplo, no crea una institucionalidad antidiscriminatoria, no se hace cargo de los discursos de odio, sigue impidiendo que las personas pueden reclamar por leyes o sentencias discriminatorias y, como si fuera poco, no modifica la manera de demostrar el agravante de la discriminación, con lo que ley seguirá siendo un ‘león sin dientes’”, dijo el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez.

Para Jiménez “la Ley Zamudio debe dejar de hablar de delitos motivados por discriminación y referirse a “delitos con presencia de discriminación”, pues la motivación sólo está en la cabeza de los agresores y nunca puede demostrarse”.

El dirigente recordó que en julio del 2014 “presentamos al Gobierno nuestra propuesta de reforma a la Ley Zamudio y no hemos recibido ninguna respuesta clara, lo que nos parece impresentable. Nos encontramos así en un escenario donde el miércoles se votará a una reforma impulsada por quienes más rechazaron la Ley Zamudio, mientras que el Gobierno es un simple espectadores”

Junto con enviar una carta al ejecutivo expresando su preocupación por este punto, Jiménez anunció que “esta semana reimpulsaremos la campaña por una reforma integral a la Ley Zamudio”.