cristian-campos-a1

“Lo mío fue un adelanto de mi dieta que solicité por una situación coyuntural de tipo familiar y el cual cancelé en los meses posteriores. Fue un tema familiar delicado”.

Así se defendió esta mañana el diputado del PPD, Cristián Campos, quien en conversación con La Segunda abordó la información publicada por el diario El Mercurio que apunta a préstamos sin intereses otorgados por la Cámara a 6 parlamentarios, los que fueron detectados tras la auditoría externa efectuada por Ossandón & Ossandón.

Pues bien, en esa línea el diputado de la región del Bíobío sostuvo que “lo solicité porque era una atribución que estaba ahí desde el regreso a la democracia. Si hubiera sabido que podría ser cuestionado, hubiera buscado otro mecanismo. Jamás pensé que esto podría ser cuestionado”.

Añadió que “lo que me explicaron era que estaba recibiendo un adelanto de mi dieta (…) lo mío eran como $12 millones”.

Cabe decir que tras la lluvia de críticas y cuestionamientos por estas prácticas, el presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez (PPD) aclaró en “Mesa Central” de Tele13 radio y ante la prensa en el Congreso que “lo que ocurrió, que ya no ocurre más hace un año y medio”.

En esa línea precisó que estos no eran préstamos, sino que “adelantos de sus remuneraciones”.

Sobre los nombres de parlamentarios que pidieron las lucas, Núñez manifestó que “nosotros hemos decidido nos entregarlos, la auditoría no contempla los nombres de los diputados y por ser casos de fuerza mayor y vinculados a cosas personales, cada uno debe decidir”.

El presidente de la Cámara informó además que se citó a la Comisión Revisora de Cuentas de la Cámara Baja para revisar el hecho.

“En marzo del año pasado reafirmamos la decisión de la mesa de terminar con los adelantos de remuneración en casos calificados”, apuntó además Núñez.

Por su parte, el secretario de la Cámara de Diputados, Miguel Landeros, encargado de visar los adelantos, explicó que los dineros se podían solicitar a la comisión de régimen interno por motivos extraordinarios o de fuerza mayor, los que se acreditaban con una declaración de buena voluntad. Agregó que las platas eran parte de la dieta de los diputados, no recursos adicionales.

De acuerdo a lo que publica El Mercurio, el documento fue entregado a la Cámara en agosto del año pasado, en un texto original con seis copias. La Comisión Revisora de Cuentas lo recibió el 11 de agosto, y desde el 29 de julio que no sesiona.

La instancia es presidida por el DC, José Miguel Ortiz, quien este mediodía aseguró desconocer el mecanismo de los préstamos.

En torno al informe se concluye que “dentro de la revisión al control interno al 31 de diciembre de 2014 detectamos préstamos otorgados a un señor diputado en el período 2013 y además dos préstamos otorgados en el período 2014, los cuales son descontados en 28 cuotas sin ningún reajuste”. En este caso se trata de seis créditos por un total de $44 millones.

También se hace mención a otros parlamentarios: el “diputado 1” registra $18 millones, el “diputado 2” recibió $12 millones, $24 millones el “diputado 3”, mientras que el “diputado 4” solicitó $6 millones y el “diputado 5” pidió $200 mil. En total, son $104 millones el monto entregado a dos DC, un PPD, un RN, un UDI y un PS, según la publicación.

Cabe decir que el vespertino indicó que los parlamentarios involucrados son: Cristián Campos (PPD), Marisol Turres (UDI), Claudio Arriagada y Jaime Pilowsky de la Democracia Cristiana, Diego Paulsen (RN) y Jenny Álvarez (PS).